3 hábitos Steve Jobs para lograr reuniones productivas

En agenda.weforum.org (la web del foro económico mundial) hay un artículo en inglés que explica 3 técnicas que Steve Jobs usaba para asegurar que sus reuniones seguían siendo productivas. Lo escribió Drake Baer y primero se publicó en Business Insider. Lo traduzco a continuación (sumando otra repetición a este largo eco):

Los negocios de EEUU pierden alrededor de 37.000 millones de dólares al año por errores en la organización de sus reuniones.

Steve Jobs se aseguró de que Apple no fuese una de esas empresas.

steve_jobs y steve wozniak

Foto: Steve Jobs y Steve Wozniak en sus años garajeros. Fuente: mono-live.com

He aquí tres maneras de las que el icónico CEO hizo que sus reuniones fuesen altamente productivas.

1. Mantenía las reuniones tan pequeñas como fuera posible.
En su libro “Insanely Simple,” el largo tiempo colaborador de Jobs Ken Segall detalló cómo era trabajar con él.
En una anécdota, Jobs estaba a punto de comenzar una reunión semanal con la agencia de publicidad de Apple. Entonces Jobs se fijó en alguien nuevo. “Se paró en seco”, escribe Segall. “Sus ojos se fijaron en la única cosa en la sala que no parecía correcta. Señalando a Lorrie, dijo ‘¿Quién es usted?'”
Ella le explicó con tranquilidad que le pidieron que asistiese porque formaba parte de unos proyectos de marketing relacionados con el tema.
Jobs la escuchó, y después le pidió educadamente que saliese.
“Creo que no te necesitamos en esta reunión, Lorrie. Gracias.”, dijo.
Era igual de inflexible consigo mismo. Cuando Barack Obama le pidió unirse a un pequeño encuentro de magnates tecnológicos, Jobs declinó — para su gusto, el Presidente invitaba a demasiada gente.
2. Se aseguraba de que cada punto del orden del día tuviese una persona responsable.
En un reportaje de 2011 que investigaba la cultura de Apple, el reportero de Fortune Adam Lashinsky detalló algunos de los procesos formales que Jobs utilizaba, los cuales llevaron a Apple a cpnvertirse en la compañía más cotizada del mundo.
En el núcleo de la mentalidad de Jobs estaba el “esquema mental de responsabilidad” — lo que significa que los procesos se desplegaban de manera que todo el mundo sabía quién era responsable de qué.
Como lo describía Lashinsky:
La jerga interna de Apple tiene incluso

un nombre para ello, el “IDR,” o Individuo Directamente Responsable. A menudo el nombre del IDR aparecerá en el orden del día para una reunión, de forna que todo el mundo sabrá quién es el responsable. “Cualquier reunión efectiva en Apple tiene una lista de acciones”, dice un antiguo empleado. “Junto a cada acción estará si IDR.” Una frase frecuente en Apple cuando alguien intenta enterarse de quién es el contacto adecuado para in proyecto es: common phrase heard around Apple when someone is trying to learn the right contact on a project: “¿Quién el IDR de esto?”

El proceso funciona. Gloria Lin salió del equipo de iPod en Apple para liderar el equipo de producto de Flipboard — y se llevó los IDRs con ella.
Son de una enorme utilidad en una situación de startup.
“En una empresa de rápido crecimiento con toneladas de actividad, hay cosas importantes que se quedan sin hacer, no porque la gente sea irresponsable sino porque están tremendamente ocupados.”, escribió en Quora. “Cuando sientes que algo es como tu hijo, entonces verdaderamente  te preocupas y te desvelas por cómo está yendo.”
3. No dejaba a la gente esconderse detrás del PowerPoint.
Walter Isaacson, autor de la biografía  “Steve Jobs”, dijo, “Jobs odiaba las presentaciones formales, perp le encantaban las reuniones cara a cara libres y espontáneas.”
Cada miércoles por la tarde, tenía una reunión sin orden del dia con sus equipos de marketing y publicidad.
Se prohibieron los pases de diapositivas porque Jobs que su equipo debatiese con pasión y  pensara críticamente, todo ello sin apoyarse en la tecnología.
“Odio la forma en que la gente usa presentaciones con diapositivas en vez de pensar,” le contó Jobs a Isaacson. “La gente se enfrentaría a un problema  creando una presentación. Quería que se comprometiesen, desmenuzar las cosas sobre la mesa, en vez de mostrar un montón de diapositivas. La gente que sabe de lo que habla no necesita  PowerPoint.”

10 hábitos para una mentalidad innovadora

En este articulo en inglés nos explica cómo desarrollar una mentalidad innovadora. Traduzco:

10 buenas costumbres para desarrollar una mentalidad innovadora

Por Michael Poh.

Si pudiese resumirlo todo, diría que la creatividad trata realmente acerca de ser capaz de ver lo que otros no pudieron. Ser innovador, por otro lado, consiste en realizar algo en lo que los demás no habían pensado. Ya sea inventar un nuevo producto o aportar soluciones a un problema, la capacidad innovadora requiere creatividad porque uno debe ser capaz de conectar ideas abstractas y datos con situaciones existentes antes de crear algo único y diferente.

De acuerdo, todos estamos “cableados” de manera diferente, (algunos de nosotros estamos bendecidos con la inclinación natural hacia la innovación y la creatividad), pero eso no significa que no podamos hacer nada para estirar los límites de nuestras mentes creativas.

En palabras de Thomas Edison, hay trabajo que hacer día tras días antes de que siquiera nos roce ese toque genial.

El genio es un 1% de inspiración y un 99% de transpiración. En consecuencia, a menudo un genio no es más que una persona con talento que ha hecho todos los deberes.
Thomas A. Edison

Tanto si estás expandiendo tus cualidades innovadoras para tu trabajo freelance como si es para tu desarrollo personal, nunca es demasiado tarde para empezar por alguna parte.
Lectura recomendada: 8 apaños rápidos para potenciar tu creatividad al instante

1. Mantén un entusiasta sentido de la curiosidad

Las personas más innovadoras del mundo son también los más inquisitivos de entre nosotros. Hacen montones de preguntas (a menudo acerca de lo que los demás damos por sentado) y siempre están buscando maneras de mejorar las cosas. A diferencia de muchos de nosotros, los innovadores no se conforman con el statu quo; les encanta desafiar aquello que es ampliamente aceptado como la norma o el patrón.

En lugar de basarse en nociones preconcebidas sobre las cosas y la gente, prefieren observar las cosas nuevas que encuentran, desde varias perspectivas.

via Ana Guzzo

Mientras que ciertamente no hay una fórmula prescrita que te vaya a ayudar a adoptar esa curiosidad infantil, hacer el esfuerzo consciente de cuestionar absolutamente todo es un buen comienzo. Con la magia de internet y wikipiedia a tu disposición, no hay excusas para no obtener las respuestas que quieres.

Igualmente importante es mantener conversaciones con gente diferente con la que te encuentres y escuchar sus puntos de vista únicos sobre el mundo y sus vidas. A veces, los mejores descubrimientos vienen de nuestras interacciones con gente cuyas opiniones son contrarias a las nuestras .

2. Garabatea ideas y pensamientos

Necesitarás algo para capturar y organizar tus ideas y pensamientos a medida que aprendas cosas nuevas en tu día a día. Prueba a tomar nota de todo lo que se te pase por la cabeza incluyendo palabras al azar, frases e incluso garabatos. Mejor aún, puedes intentar enlazar juntos tus pensamientos espontáneos para dibujar una imagen de lo que tu subconsciente intenta decir.

Recuerda que la innovación nace de la creatividad, y la creatividad nace de cómo asocias datos e ideas diversos. A medida que garabateas tus pensamientos en tu diario o en tu cuaderno de notas, no dejes que tus inhibiciones se queden con lo mejor de ti. Por muy absurda que parezca una idea, piensa en ella como en una pieza del puzzle de tu mundo interior que podría desencadenar una inspiración.

El acto de volcar por escrito tus ideas no sólo ayudará a seguir la pista de tus pensamientos, puede incluso estimular los procesos de tu pensamiento y llevarte a una nueva idea tras otra. ¡Deja volar tu imaginación!

3. Busca Nuevas Experiencias

Aferrarte a las cosas a las que estás acostumbrado limita tu proceso de pensamiento y tu percepción. Para pensar más allá de lo corriente, debes salir de zona de comodidad y mirar el escenario bajo una luz diferente.

De hecho, los mayores innovadores son a menudo individuos que aprenden de diferentes campos y los fusionan juntos para crear algo extraordinario. Después de todo, Steve Jobs innovó y revolucionó la tecnología con su énfasis sin precedentes en la estética y la facilidad de uso.

Algunos de vosotros podríais pensar que buscar nuevas experiencias en la vida implican algo grandioso, como viajar a Islandia para presenciar la aurora boreal o conquistar la cima del Everest. Bueno, pues no tiene por qué. Lo único que tienes que hacer es probar cosas nuevas para estimular tu mente y tus sentidos.

A lo mejor podrías empezar a leer libros de un género distinto o cultivar una nueva afición. Si te ves como alguien tímido, prueba a desafiar tu percepción sobre ti mismo y ábrete a conocer gente nueva. Desarrollarás nuevas habilidades para la innovación por el camino.

4. Practica la concentración

En psicología, el término ‘mindfulness’ se refiere a la conciencia, en cada momento, de los pensamientos, emociones, sensaciones corporales y el entorno circundante de un modo libre de juicios de valor. En esencia, es un constante intento de prestar atención a lo que ocurre a nuestro alrededor y de estar más receptivos a lo que experimentamos a través de nuestros sentidos.

Con este esfuerzo consciente por devolver la atención al presente, entrenamos nuestra mente para concentrarse en el presente y no dejarla deambular de un pensamiento en otro. Además de hacerte más feliz, practicar la concentración ayuda a despejar la mente y nos hace más receptivos a nuevas ideas para innovar .

Durante 10-20 minutos diarios, puedes emprender un ejercicio de ‘mindfulness’ simplemente concentrándote en tu respiración. Mejor aún, incorpora la ‘mindfulness’ a tus actividades cotidianas siendo plenamente consciente de lo que sea que estés haciendo en cualquier momento dado, concentrándote en una sola tarea cada vez.

Cuando estés comiendo, saborea cada bocado y aprecia los sabores y aromas. Cuando estés escuchando a alguien, mantén el contacto visual y escucha de verdad lo que te tiene que decir. Una vez que seas capaz de percibir las cosas sutiles que nunca antes habías notado en tu entorno, se te dará mejor discernir ideas para crecer.

5. Asume riesgos y comete errores

Algo que separa a los innovadores del rebaño es que no tienen miedo a equivocarse. Thomas Edison triunfó porque no abandonó pese a fracasar una y otra vez. Perseveró porque veía el fracaso como parte del proceso de aprendizaje mientras ponía en práctica sus ideas. Los innovadores como él ven los errores como oportunidades para perfeccionar su innovación.

Sigue superando tus limitaciones. Los innovadores abrazan el riesgo porque les encanta sacudir su entorno para hacer que las cosas sean más interesantes que en las vidas más mundanas y típicas. Si Mark Zuckerberg no hubiese dado ese salto al vacío de abandonar la Universidad de Harvard para rematar su proyecto de Facebook, nunca se habría dado cuenta de que su innovación tiene el potencial de cambiar el mundo.

Por lo tanto, da un paso adelante y asume algún riesgo saludable.

via PatrickLim1996

Enfréntate a tus miedos y haz lo que temes, porque esa es la mejor manera de practicar en la superación de tu miedo a equivocarte.

6. Comparte tus ideas

Necesitarás sin más remedio recibir opiniones de otros (no me gusta decir feedback) sobre tu innovación, así que sigue compartiendo y vendiendo tus ideas a la gente con la que te encuentras y toma nota de lo que tienen que decirte.  Enfréntate a tus miedos y habla de tus ideas aunque estén todavía en su fase embrionaria.

Claro, habrá gente que no comprenda tus ideas y que incluso se reirían de tu propuesta. Pero ahora que has aprendido que los errores y rechazos son parte integrante de la innovación, tomarás esas críticas en tu zurrón e incluso las capitalizarás para mejorar tus ideas.

Incluso aunque la gente no tenga nada constructivo que decir sobre ellas, sólo con hablar de tus ideas estimulará tus habilidades creativas y probablemente te lleve a una nueva y más profunda comprensión.

7. Sigue perseverando

Prepárate para persistir en tu misión sin importar cuántos de los demás traten de persuadirte de desistir. Puedes estar seguro de que la gente a la que le incomoda el cambio te aconsejarán que te conformes con el statu quo. Además, los errores y fracasos son ineludibles a medida que experimentas con distintas ideas que no funcionan a la primera.

via Delphimages

Todos esos bloqueos sólo hacen que mantener tu confianza y enfocarte sea aún más crucial . Algunos llamarán a esto optimismo ingenuo o idealismo poco realista, pero los innovadores prolíficos como Thomas Edison tuvieron que encontrar 10,000 caminos que no funcionaron antes de crear la lámpara incandescente.

La perseverancia es seguir adelante porque estás seguro de lo que quieres. Escribe lo que quieres lograr y mira tu lista para recordarte por qué estás persistiendo. Es seguro que tiene que haber también una  motivación profundamente arraigada detrás de tu persecución de ese objetivo en particular.

Identifícala y visualiza el momento en que consigues lo que quieres. Puede parecer trivial y cursi, pero repetir esas afirmaciones positivas a diario te ayudará a gestionar tu estado de ánimo y a mantener alta tu moral en tiempos de derrota.

8. Tómate respiros de soledad

Perseverar con un enfoque tan concentrado como el de un láser en tu objetivo es estupendo, pero mantener la atención en una tarea durante un largo período puede  puede agotar tus jugos creativos. Retirarse brevemente del trabajo crea un espacio para que vuelvas a definir el problema con nuevas perspectivas.

Es de gran ayuda hacer pausas regularmente y tomas siestas para relajar tu mente y mantener un entorno propicio para que se asienten la creatividad y la capacidad de innovar. Tómate alguno de tus respiros a solas para dar un largo paseo, darte una ducha, hacer ejercicio o soñar despierto para conectar con tu subconsciente.

Es en esos momentos de calma contigo mismo cuando serás capaz de atrapar esas inspiraciones fugaces.

9. Crea distancias psicológicas por medio de la imaginación

Además de separarte físicamente de tu proyecto de innovación ocasionalmente, también puedes inducir un estado de “distancia psicológica” mientras estás trabajando en él. Basándonos en la teoría del nivel construal de la psicología social, las cosas que no percibimos que estén ocurriendo ahora, aquí y a nosotros mismos se clasifican como “distantes psicológicamente”.

Crear tal distancia implica transformar nuestra forma de pensar sobre el problema, como por ejemplo adoptando la perspectiva de otra persona o imaginando preguntas hipotéticas que parezcan irreales o poco habituales. Haciéndote considerar los aspectos más amplios del problema, facilita el pensamiento abstracto y ayuda a que se te ocurran asociaciones únicas entre ideas que aparentemente no guardan relación entre sí.

Y si no, comprueba tan sólo cómo varios estudios han mostrado que distanciarte psicológicamente de la tarea puede hacer que se te ocurran soluciones más creativas a los problemas.

10. Construye sobre ideas existentes

Los innovadores  no sólo inventan cosas de la nada; construyen a partir de ideas existentes. De hecho, muchos productos que vemos actualmente son el resultado de fusionar dos o más ideas o conceptos. . Un buen ejemplo de una invención de ese tipo sería tu teléfono móvil (si es un smartphone), el cual es en esencia un teléfono móvil integrado con capacidades avanzadas de computación y la capacidad de conectarse a Internet.

Una persona innovadora de verdad debe abrirse a tantas ideas potenciales  como pueda, identificar patrones y relaciones entre ellas, y finalmente asimilarlas juntas para llegar a una innovación que sea mejor que lo anterior.

via Creativa

Para construir un cimiento sólo sobre la que innovar, debes estar al día con las herramientas y tecnologías actuales aplicables a tu innovación. Convierte en un hábito la costumbre de leer la literatura relevante y participa en comunidades y discusiones online para profundizar en tu conocimiento con gente que comparte el mismo interés.

Con un exhaustivo conocimiento del campo en que estás interesado en innovar, tendrás un ojo clínico más afilado para reconocer las posibilidades y para ser más adepto a entrelazar juntas distintas ideas.

Todo sobre presentaciones: Domina tu Presentación en 25 Pasos

En el blog de All About Presentations, hay un ambicioso (y algo antiguo quizá) artículo que resume 25 etapas o aspectos para triunfar presentando.  Lo traduzco aquí:

Domina tu Presentación en 25 Pasos

Este artículo tiene el ambicioso objetivo de trazar  25 pasos principales para dominar el arte de presentar.  Valdría para cualquier presentación, hecha con Powerpoint, KeyNote, Prezi o con cualquier otro software. Estos pasos proceden del libro ‘Presentation Zen‘ por Garr Reynolds. La interpretación es de Vivek Singh (el autor del blog, no el chef ni el doctor de MIT),  y la traducción libre es mía. Para preparar una excelente presentación,  debes seguir los pasos que te cuento a continuación:

PASO 1. Hay tres etapas en la evolución de hacer una presentación.  Preparación -> Diseño -> Entrega (Delivery). Dedica tiempo a cada etapa. Prepara adecuadamente antes de crear diapositivas. Ensaya antes de entregar finalmente tu presentación.

PASO 2. Desafía el statu quo. Antes de que empieces a trabajar en tu próxima presentación, debes admitir que algo está mal en la forma en que las presentaciones están hechas actualmente. Aburren a la gente y a nadie le gusta estar sentado a lo largo de ellas. De ahí que necesites cambiar. Asumirás riesgos y harás algo nuevo. No puedes ser mejor que los demás simplemente haciendo lo mismo que todo el mundo. Necesitas probar algo nuevo.

Preparación (Preparar el contenido)

PASO 3. Empieza con mentalidad de principiante. Imagina que esta es tu primera presentación. No hay formas correctas o equivocadas de hacer las cosas. Puedes presentar como quieras. No hay fronteras. No pienses en el que dirán. Empieza desde cero, con el lienzo en blanco.

PASO 4. Ponte límites. Fuérzate a trabajar dentro de unos plazos. Hacer una presentación es un proceso creativo. Pero eso no significa que puedas emplear el tiempo que sea. Todos necesitamos maximizar nuestra productividad. Así que márcate algunos hitos y plazos y cíñete a ellos con rigor.

PASO 5. Comprende las necesidades de tu audiencia. ¿Quién asistirá y para qué? ¿Qué esperan de ti? ¿Cómo superarás sus expectativas? Haz algo de análisis de la audiencia antes de empezar a esbozar tu contenido.

PASO 6. No planifiques usando el software. Entra en modo analógico. Usa papel o pizarra. Piensa en el tema de tu presentación y organiza tus ideas. Escríbe todo lo que querrías decir. Haz una tormenta de ideas. Después tómate un respiro. Haz otra cosa. Escucha música o date un paseo. Vuelve sobre tus notas y piensa ahora si puedes mejorarlo. Organiza el flujo de tus ideas y haz que discurran con lógica. Fíjate en la foto grande, en el conjunto.

PASO 7. Claridad, Sencillez y Brevedad. Cuando estás planificando tu contenido debes tener presentes tres principios rectores. Debes aspirar a la claridad, la sencillez y la brevedad (ser breve e ir al grano). Tu mensaje debería ser sencillo, conciso y claro como el agua para la audiencia. Dale la máxima importancia a la claridad.

PASO 8. Haz las preguntas correctas. Conoce lo que importa en una presentación y lo que no. Si te entretienes en elegir la plantilla que debes usar, qué tipografía es formal, o qué animación impresionará a la audiencia, estás haciendo las preguntas equivocadas. Todo eso no importa tanto. Las preguntas correctas son: ¿Qué quiere de mí el público? ¿Qué quiero que hagan? ¿Cuál es mi objetivo? ¿Cuál es mi mensaje esencial (mi idea central)? ¿De cuánto tiempo dispongo?

De lo que más tienes que preocuparte es de: ¿Cómo construir una historia efectiva y memorable para mi público (una historia que sea relevante para ellos)?

PASO 9. Pregúntate con regularidad: “¿Cuál es mi intención?” y “¿Por qué importa esto a los asistentes?”. Estas preguntas te mantendrán sobre la pista y garantizarán que no incluyas contenidos porque sí. Son las dos preguntas que tu público se hace mientras presentas. “¿Qué intenta decir este/a tío/a?” y “¿Para qué debería yo dedicar atención y escucharle?”

PASO 10. Crea entregables adecuados. Si preparas una documentación que se puede entregar a los asistentes después de la presentación, estarás librando a tus diapositivas de contenidos excesivos. Escribe todo lo que quieras en el documento. A continuación céntrate en el punto absolutamente crucial  y ponlo en la diapositivas. Toma nota de que un buen entregable no es una copia impresa de las diapositivas. Haz tu entregable en un procesador de textos e introduce en él todo tu material con tablas y gráficos.

PASO 11. Construye una historia. Habiendo realizado una tormenta de ideas en el paso 6, ahora necesitas cristalizar todo eso. Define tu mensaje central y los mensajes de apoyo. ¿Es tu mensaje pegadizo? ¿Qué vas a decir para hacer que a la gente le importe?

¿Cómo retendrás su atención durante toda la charla? ¿Es tu charla muy abstracta? ¿Puedes introducir unos pocos ejemplos de la vida real para que el público entienda de lo que hablas? ¿Es creíble tu presentación? ¿Por qué debería la audiencia creerte? ¿Has mencionado la fuente de los datos que presentas? Por último, pero no menos importante, ¿estás apelando a las emociones? Una presentación necesita ser racional y emocional. ¿Cómo estás apelando a las emociones? Sólo con argumentos lógicos no llegarás muy lejos.

PASO 12. Crea bocetos de las diapositivas en papel o notas adhesivas. Todavía no has abierto el software. Es mejor escribir el contenido de cada diapositiva en un trozo de papel. Bosqueja (un garabato irá bien) el diagrama o la imagen o la tabla que quieres usar en la diapositiva. Si este paso está hecho, preparar las diapositivas reales será más rápido.

PASO 13. Menos es más. Siempre se dice más de lo necesario. Estás muy cerca de tu tema y sabes mucho de ello. También intentas impresionar compartiendo demasiada información. Date cuenta de tu error y recorta como un loco. Quita cualquier cosa que no apoye directamente tu mensaje (tu mensaje central).

Diseño (Diseñando tus diapositivas)

PASO 14. Diseñar no es decorar. Comprende este tema capital sobre el diseño antes de crear tus diapositivas. No se espera de ti que hagas diapositivas bonitas. Tienes que hacer diapositivas bien diseñadas. Que sirvan a su propósito. Nuestros principios rectores en esta etapa son: Sencillez y Claridad. Haz diapositivas sencillas y ayuda al público a entender la idea.

PASO 15. Quita todo el ruido de tu diseño. El ruido es algo que aumenta la complejidad del diseño. Garr dice: “Si el elemento puede quitarse sin comprometer el mensaje visual, se debe considerar seriamente minimizarlo o eliminarlo por completo”. Mira los ejemplos de abajo

Graf1Graf2

El gráfico de arriba es el típico gráfico de toda la vida. El gráfico de abajo es más sencillo y el mensaje es mucho más claro. Las líneas de guía, el eje vertical y la leyenda (un cuadrado con “ventas” escrito cerca) no son importantes. Son el “ruido”. Eliminándolos, no afectamos al mensaje del diseño. Dejamos que el mensaje destaque mucho más rápidamente.

PASO 16. No los gráficos 3-D (tridimensionales). A menos que los datos que estés presentando tengan tres dimensiones, nunca los presentes en 3D. Los gráficos 3D son más difíciles de leer y pueden afectar negativamente a la comprensión por parte de tu audiencia. Compruébalo tú mismo.

Graf3

Graf2

Los gráficos 2D son más legibles y se comprenden antes. Mantente siempre en 2D.

PASO 17. Una imagen vale más que mil palabras. Las diapositivas con imágenes obtienen más atención que las diapositivas con texto. También se recuerdan mejor. En el blog de Vivek lo han comentado al hablar del libro de John MedinaBrain Rules“.

Deja de usar listas con viñetas. Cuando veas una de tus diapositivas que no tiene nada más que texto, pregúntate: “¿Cómo puedo quitar el texto y reemplazarlo por una imagen?”

Usar imágenes también añade atractivo emocional. Hablar de pobreza y realmente ver una foto de un hombre pobre son dos cosas distintas. Las presentaciones tienen más en común con el cine y los dibujos animados que con los informes por escrito. Necesitas presentar de manera que tu público entienda y recuerde mejor. Hazte visual.

PASO 18. Usa mejor el espacio libre de tu diapositiva. El espacio libre es la parte vacía de tu diapositiva. La mayoría de la gente intenta llenar todos los huecos de la diapositiva. Este enfoque es erróneo. Tener mucho espacio vacío hace a la diapositiva más elegante y poderosa. Da al texto y las imágenes más fuerza. He aquí un ejemplo tomado de un post anterior de Vivek.

El anuncio impreso de la izquierda captura tu atención más que el de la derecha. Grandes cantidades de espacio en blanco alrededor de cualquier texto o imagen aumentan su impacto. A pesar de eso seguimos haciendo diapositivas repletas de texto e imágenes y que a duras penas tienen algún espacio vacío (espacio en blanco).

PASO 19. Sigue el principio de diseño C.R.A.P. (me hace gracia este nombre) Garr Reynolds recomienda que usemos estos cuatro principios de diseño. Contraste, Repetición, Alineamiento y Proximidad. El contraste en un diseño lo vuelve atractivo. También le dice al lector lo que es importante. La repetición significa repetir elementos de diseño comunes entre diapositivas. Este es el tema común de diseño que recorre todas las diapositivas. El alineamiento tiene que ver cómo los distintos elementos en una diapositiva se alinean entre sí. La proximidad entre elementos es buena para la comprensión por la audiencia. Si dos elementos de una diapositiva están colocados juntos, significa que están relacionados. si dos elementos están lejos entre sí, significa que no lo están. Nuestro objetivo es colocar juntos los elementos relacionados.

Para leer más acerca de estos cuatro principios puedes ver los antiguos posts de Vivek. Contraste. Repetición. Alineamiento. Proximidad. También puedes descargar este e-book gratuito que es una colección de todos los principios.

Entregando tu presentación

PASO 20. Sumérgete por completo en el momento. Cuando presentes, no pienses en el pasado o en el futuro. No te preocupes del éxito o el fracaso. Estáte presente en el momento. Dedícate a tu por entero a tu presentación.

Durante la preparación, nuestro lema era sencillez, claridad y brevedad. Durante el diseño nos preocupaba la sencillez y la claridad. Sin embargo, durante la entrega, intentaremos ser naturales. Sé tú mismo y entrega tu presentación.

PASO 21. La práctica lleva a la perfección. El mensaje de Garr viene a ser: No hay atajos para el éxito de una presentación. Vimos a Carmine Gallo decir lo mismo en el libro “The Presentation Secrets of Steve Jobs” (o “Cómo ser desquiciadamente bueno ante cualquier público”). Tienes que ensayar muchas muchas veces. Sólo entonces puedes estar cómodo cuando finalmente presentes. Entrevistas fingidas y exámenes de prueba te preparan para el examen real. Pasa lo mismo con las presentaciones.

PASO 22. No te contengas. Deja que se muestre tu pasión por el asunto. Si te entusiasma tu tema, no te contengas. Recuerda lo que acordamos en los pasos 2 y 3. Vamos a cuestionar cómo se hacen las presentaciones hoy en día y asumiremos el riesgo de hacerlas de una nueva manera. Sé natural y deja que la gente se dé cuenta de la pasión que sientes por tu tema.

PASO 23. Mantén a la audiencia con sed de más. No trates de decir todo lo que hay acerca del tema. Una presentación sólo puede cubrir parte del asunto. Más aún, a tu audiencia no le importa tu asunto tanto como a ti. Intenta terminar pronto, a nadie le gusta una presentación larga.

PASO 24. No te pongas detrás de una barrera. No te quedes sentado tras una mesa, o de pie tras un atril. Consigue un micro y un mando inalámbricos y muévete mientras presentas. De esta manera estarás más cómodo y más cercano al público. También estarás más cerca del centro de atención. Recuerda que el público ha venido a escucharte y no a ver tus diapositivas. Eres la principal atracción.

PASO 25 Dominar el arte de presentar es un viaje. Trata de realizar todas las presentaciones que puedas. Mejora leyendo libros y blogs sobre presentaciones. Dedica tiempo a cultivar tus habilidades como presentador.

Suerte!

Líderes y sus rasgos comunes (V). Steve Jobs inaugura un curso académico de Stanford

En la charla, Steve, que nunca se graduó en la universidad habla de 3 historias:  “unir los puntos”, el amor y la pérdida y la muerte como motor de cambio.

Continue reading →

Liderazgo. Rasgos comunes de los grandes líderes

Esta semana en el master vamos a ver unos vídeos sobre lo que tienen en común los grandes líderes (Shackleton, Gandhi, Obama, ML King, Bill Gates, Donald Trump, Steve Jobs, Hitler y Mussolini) para después comentarlos en una vídeoclase con Clara Prat. Continue reading →