El adolescente, Fiodor Dostoievski

 

Hace ya unas semanas que me despedí del joven y atolondrado príncipe Goldoruki, el hijo bastardo que utiliza Dostoiesvsky en El adolescente para contarnos una visión descarnada de la hipocresía de la clase dominante rusa, para hacernos vivir el frío de San Petersburgo, el de la calle y el de los corazones biempensantes, para ver cómo en sus aspavientos de lechuguino sufriente, el protagonista no hace más que enredarse en su desprecio por sí mismo y sus orígenes.

Su infancia con una acogida dura por una familia encargada de cuidar hijos naturales de familias “bien”, apaleado y ninguneado por no tener un padre natural tan chic como el de los otros niños, le hace sentir que el mundo está en deuda con él. Sueña en convertirse en un Rockefeller armado tan sólo con su idea, idea ingenua e inofensiva como las espinas de la rosa del Principito de Saint-Éxupery, pero a la que le atribuye un poder infinito, como los que compran cupones de lotería y empiezan a hacer cuentas y proyectos en que emplearán el premio.

Es un niñato que irrita y da pena a partes iguales, que en su narración en primera persona intenta justificarse, que parece esperar la comprensión de quien le lea, pero que no nos escatima ni una sola de sus patochadas y torpezas, honesto e impulsivo. Se habla mucho de la cámara invisible de los grandes directores, que no se hacen notar con alardes técnicos, que se ocupan de contarnos su historia lo mejor posible, con humildad y discreción. Dostoievsky era esa cámara invisible antes del cine. Tanto que da su voz al adolescente de tal manera que sólo oímos al adolescente contarnos sus peripecias en la vida mundana de la Rusia a la que le quedaba poco antes de revolucionarse para luego involucionar y luego convertirse en lo que quiera que sea ahora, pero con rusos como los de este libro, nobles y orgullosos, intensos como ellos solos y capaces de miserias grandes como un continente junto a riquezas colosales cuyo único miedo es el aburrimiento o la vergüenza de ser descubiertos.

Difícil pero recomendable. Un clásico (empieza mi ristra de lugares comunes), aunque la edición gratuita de Amazon no tuviese guiones ni titulares de capítulos, ni traducciones de las parrafadas en francés que más de un personaje se marca para darse aires cosmopolitas. He disfrutado leyéndolo, aunque me cuesta un poco resumirlo.

10 hábitos para una mentalidad innovadora

En este articulo en inglés nos explica cómo desarrollar una mentalidad innovadora. Traduzco:

10 buenas costumbres para desarrollar una mentalidad innovadora

Por Michael Poh.

Si pudiese resumirlo todo, diría que la creatividad trata realmente acerca de ser capaz de ver lo que otros no pudieron. Ser innovador, por otro lado, consiste en realizar algo en lo que los demás no habían pensado. Ya sea inventar un nuevo producto o aportar soluciones a un problema, la capacidad innovadora requiere creatividad porque uno debe ser capaz de conectar ideas abstractas y datos con situaciones existentes antes de crear algo único y diferente.

De acuerdo, todos estamos “cableados” de manera diferente, (algunos de nosotros estamos bendecidos con la inclinación natural hacia la innovación y la creatividad), pero eso no significa que no podamos hacer nada para estirar los límites de nuestras mentes creativas.

En palabras de Thomas Edison, hay trabajo que hacer día tras días antes de que siquiera nos roce ese toque genial.

El genio es un 1% de inspiración y un 99% de transpiración. En consecuencia, a menudo un genio no es más que una persona con talento que ha hecho todos los deberes.
Thomas A. Edison

Tanto si estás expandiendo tus cualidades innovadoras para tu trabajo freelance como si es para tu desarrollo personal, nunca es demasiado tarde para empezar por alguna parte.
Lectura recomendada: 8 apaños rápidos para potenciar tu creatividad al instante

1. Mantén un entusiasta sentido de la curiosidad

Las personas más innovadoras del mundo son también los más inquisitivos de entre nosotros. Hacen montones de preguntas (a menudo acerca de lo que los demás damos por sentado) y siempre están buscando maneras de mejorar las cosas. A diferencia de muchos de nosotros, los innovadores no se conforman con el statu quo; les encanta desafiar aquello que es ampliamente aceptado como la norma o el patrón.

En lugar de basarse en nociones preconcebidas sobre las cosas y la gente, prefieren observar las cosas nuevas que encuentran, desde varias perspectivas.

via Ana Guzzo

Mientras que ciertamente no hay una fórmula prescrita que te vaya a ayudar a adoptar esa curiosidad infantil, hacer el esfuerzo consciente de cuestionar absolutamente todo es un buen comienzo. Con la magia de internet y wikipiedia a tu disposición, no hay excusas para no obtener las respuestas que quieres.

Igualmente importante es mantener conversaciones con gente diferente con la que te encuentres y escuchar sus puntos de vista únicos sobre el mundo y sus vidas. A veces, los mejores descubrimientos vienen de nuestras interacciones con gente cuyas opiniones son contrarias a las nuestras .

2. Garabatea ideas y pensamientos

Necesitarás algo para capturar y organizar tus ideas y pensamientos a medida que aprendas cosas nuevas en tu día a día. Prueba a tomar nota de todo lo que se te pase por la cabeza incluyendo palabras al azar, frases e incluso garabatos. Mejor aún, puedes intentar enlazar juntos tus pensamientos espontáneos para dibujar una imagen de lo que tu subconsciente intenta decir.

Recuerda que la innovación nace de la creatividad, y la creatividad nace de cómo asocias datos e ideas diversos. A medida que garabateas tus pensamientos en tu diario o en tu cuaderno de notas, no dejes que tus inhibiciones se queden con lo mejor de ti. Por muy absurda que parezca una idea, piensa en ella como en una pieza del puzzle de tu mundo interior que podría desencadenar una inspiración.

El acto de volcar por escrito tus ideas no sólo ayudará a seguir la pista de tus pensamientos, puede incluso estimular los procesos de tu pensamiento y llevarte a una nueva idea tras otra. ¡Deja volar tu imaginación!

3. Busca Nuevas Experiencias

Aferrarte a las cosas a las que estás acostumbrado limita tu proceso de pensamiento y tu percepción. Para pensar más allá de lo corriente, debes salir de zona de comodidad y mirar el escenario bajo una luz diferente.

De hecho, los mayores innovadores son a menudo individuos que aprenden de diferentes campos y los fusionan juntos para crear algo extraordinario. Después de todo, Steve Jobs innovó y revolucionó la tecnología con su énfasis sin precedentes en la estética y la facilidad de uso.

Algunos de vosotros podríais pensar que buscar nuevas experiencias en la vida implican algo grandioso, como viajar a Islandia para presenciar la aurora boreal o conquistar la cima del Everest. Bueno, pues no tiene por qué. Lo único que tienes que hacer es probar cosas nuevas para estimular tu mente y tus sentidos.

A lo mejor podrías empezar a leer libros de un género distinto o cultivar una nueva afición. Si te ves como alguien tímido, prueba a desafiar tu percepción sobre ti mismo y ábrete a conocer gente nueva. Desarrollarás nuevas habilidades para la innovación por el camino.

4. Practica la concentración

En psicología, el término ‘mindfulness’ se refiere a la conciencia, en cada momento, de los pensamientos, emociones, sensaciones corporales y el entorno circundante de un modo libre de juicios de valor. En esencia, es un constante intento de prestar atención a lo que ocurre a nuestro alrededor y de estar más receptivos a lo que experimentamos a través de nuestros sentidos.

Con este esfuerzo consciente por devolver la atención al presente, entrenamos nuestra mente para concentrarse en el presente y no dejarla deambular de un pensamiento en otro. Además de hacerte más feliz, practicar la concentración ayuda a despejar la mente y nos hace más receptivos a nuevas ideas para innovar .

Durante 10-20 minutos diarios, puedes emprender un ejercicio de ‘mindfulness’ simplemente concentrándote en tu respiración. Mejor aún, incorpora la ‘mindfulness’ a tus actividades cotidianas siendo plenamente consciente de lo que sea que estés haciendo en cualquier momento dado, concentrándote en una sola tarea cada vez.

Cuando estés comiendo, saborea cada bocado y aprecia los sabores y aromas. Cuando estés escuchando a alguien, mantén el contacto visual y escucha de verdad lo que te tiene que decir. Una vez que seas capaz de percibir las cosas sutiles que nunca antes habías notado en tu entorno, se te dará mejor discernir ideas para crecer.

5. Asume riesgos y comete errores

Algo que separa a los innovadores del rebaño es que no tienen miedo a equivocarse. Thomas Edison triunfó porque no abandonó pese a fracasar una y otra vez. Perseveró porque veía el fracaso como parte del proceso de aprendizaje mientras ponía en práctica sus ideas. Los innovadores como él ven los errores como oportunidades para perfeccionar su innovación.

Sigue superando tus limitaciones. Los innovadores abrazan el riesgo porque les encanta sacudir su entorno para hacer que las cosas sean más interesantes que en las vidas más mundanas y típicas. Si Mark Zuckerberg no hubiese dado ese salto al vacío de abandonar la Universidad de Harvard para rematar su proyecto de Facebook, nunca se habría dado cuenta de que su innovación tiene el potencial de cambiar el mundo.

Por lo tanto, da un paso adelante y asume algún riesgo saludable.

via PatrickLim1996

Enfréntate a tus miedos y haz lo que temes, porque esa es la mejor manera de practicar en la superación de tu miedo a equivocarte.

6. Comparte tus ideas

Necesitarás sin más remedio recibir opiniones de otros (no me gusta decir feedback) sobre tu innovación, así que sigue compartiendo y vendiendo tus ideas a la gente con la que te encuentras y toma nota de lo que tienen que decirte.  Enfréntate a tus miedos y habla de tus ideas aunque estén todavía en su fase embrionaria.

Claro, habrá gente que no comprenda tus ideas y que incluso se reirían de tu propuesta. Pero ahora que has aprendido que los errores y rechazos son parte integrante de la innovación, tomarás esas críticas en tu zurrón e incluso las capitalizarás para mejorar tus ideas.

Incluso aunque la gente no tenga nada constructivo que decir sobre ellas, sólo con hablar de tus ideas estimulará tus habilidades creativas y probablemente te lleve a una nueva y más profunda comprensión.

7. Sigue perseverando

Prepárate para persistir en tu misión sin importar cuántos de los demás traten de persuadirte de desistir. Puedes estar seguro de que la gente a la que le incomoda el cambio te aconsejarán que te conformes con el statu quo. Además, los errores y fracasos son ineludibles a medida que experimentas con distintas ideas que no funcionan a la primera.

via Delphimages

Todos esos bloqueos sólo hacen que mantener tu confianza y enfocarte sea aún más crucial . Algunos llamarán a esto optimismo ingenuo o idealismo poco realista, pero los innovadores prolíficos como Thomas Edison tuvieron que encontrar 10,000 caminos que no funcionaron antes de crear la lámpara incandescente.

La perseverancia es seguir adelante porque estás seguro de lo que quieres. Escribe lo que quieres lograr y mira tu lista para recordarte por qué estás persistiendo. Es seguro que tiene que haber también una  motivación profundamente arraigada detrás de tu persecución de ese objetivo en particular.

Identifícala y visualiza el momento en que consigues lo que quieres. Puede parecer trivial y cursi, pero repetir esas afirmaciones positivas a diario te ayudará a gestionar tu estado de ánimo y a mantener alta tu moral en tiempos de derrota.

8. Tómate respiros de soledad

Perseverar con un enfoque tan concentrado como el de un láser en tu objetivo es estupendo, pero mantener la atención en una tarea durante un largo período puede  puede agotar tus jugos creativos. Retirarse brevemente del trabajo crea un espacio para que vuelvas a definir el problema con nuevas perspectivas.

Es de gran ayuda hacer pausas regularmente y tomas siestas para relajar tu mente y mantener un entorno propicio para que se asienten la creatividad y la capacidad de innovar. Tómate alguno de tus respiros a solas para dar un largo paseo, darte una ducha, hacer ejercicio o soñar despierto para conectar con tu subconsciente.

Es en esos momentos de calma contigo mismo cuando serás capaz de atrapar esas inspiraciones fugaces.

9. Crea distancias psicológicas por medio de la imaginación

Además de separarte físicamente de tu proyecto de innovación ocasionalmente, también puedes inducir un estado de “distancia psicológica” mientras estás trabajando en él. Basándonos en la teoría del nivel construal de la psicología social, las cosas que no percibimos que estén ocurriendo ahora, aquí y a nosotros mismos se clasifican como “distantes psicológicamente”.

Crear tal distancia implica transformar nuestra forma de pensar sobre el problema, como por ejemplo adoptando la perspectiva de otra persona o imaginando preguntas hipotéticas que parezcan irreales o poco habituales. Haciéndote considerar los aspectos más amplios del problema, facilita el pensamiento abstracto y ayuda a que se te ocurran asociaciones únicas entre ideas que aparentemente no guardan relación entre sí.

Y si no, comprueba tan sólo cómo varios estudios han mostrado que distanciarte psicológicamente de la tarea puede hacer que se te ocurran soluciones más creativas a los problemas.

10. Construye sobre ideas existentes

Los innovadores  no sólo inventan cosas de la nada; construyen a partir de ideas existentes. De hecho, muchos productos que vemos actualmente son el resultado de fusionar dos o más ideas o conceptos. . Un buen ejemplo de una invención de ese tipo sería tu teléfono móvil (si es un smartphone), el cual es en esencia un teléfono móvil integrado con capacidades avanzadas de computación y la capacidad de conectarse a Internet.

Una persona innovadora de verdad debe abrirse a tantas ideas potenciales  como pueda, identificar patrones y relaciones entre ellas, y finalmente asimilarlas juntas para llegar a una innovación que sea mejor que lo anterior.

via Creativa

Para construir un cimiento sólo sobre la que innovar, debes estar al día con las herramientas y tecnologías actuales aplicables a tu innovación. Convierte en un hábito la costumbre de leer la literatura relevante y participa en comunidades y discusiones online para profundizar en tu conocimiento con gente que comparte el mismo interés.

Con un exhaustivo conocimiento del campo en que estás interesado en innovar, tendrás un ojo clínico más afilado para reconocer las posibilidades y para ser más adepto a entrelazar juntas distintas ideas.

Las 100 herramientas para aprender más votadas en 2014

En este slideshare hay un resumen de la octava encuesta anual a profesionales de la educación sobre las herramientas que consideran más útiles, desde el maldito PowerPoint hasta twitter. He hecho una nube de tags con Wordle para mostrarlas:

Top100 Wordle

 

Me han interesado algunas. Enlazo a sus sedes de internet, ya las iremos probando:

  • Haiku Deck es una herramienta gratuita para contar historias con presentaciones. Te da los mimbres para mantenerte en la línea de sencillez, refuerzo emocional con imágenes, simetría y elegancia compositiva. ¿Cuántas presentaciones sin rumbo, abigarradas, llenas de letras, o peor, de numeritos ilegibles, hemos tenido que escuchar, o peor aún, que realizar?
  • Parece que PowToon sirve para hacer vídeos de animación infográfica tipo el españolisto. Parece interesante.
  • Explain Everything parece una aplicación iOS para que los profes dibujen, anoten y compartan online con sus alumnos. ¿Como una pizarra de entrenador de baloncesto? No es cara, pero al parecer no es gratis.

  • Jing sirve para capturar videos de los que se vea en tu pantalla.

  • Storify permite convertir en historias relativamente coherentes las migajas de twitter, imágenes, etc sobre un tema en particular. Sirve ayuda a contar historias a partir de los contenidos de las redes sociales.

  • Mahara suena bien (Estás mahara?), pero también es un e-portfolio con un marco de visualización flexible

  • Notability es una app para tomar notas multimedia en dispositivos móviles y de escritorio (de pago).

  • Canvas es un Sistema de Gestión de Aprendizaje o Learning Management System (LMS) del siglo XXI, flexible, personalizable, móvil, fácil de usar y que ahorra tiempo. Me interesan estos temas, corremos tanto en el trabajo que no podemos ni aprender.

  • Pearltrees es una biblioteca social que te permite cultivar tus intereses. Recopila, organiza y comparte todo lo que te gusta.

  • Moovly sirve para crear con facilidad vídeos y otros contenidos animados.

  • Schoology

Gestión de conflictos

No hay que soñar una vida sin conflictos, hay que gestionarlos de forma saludable:

http://cienxcienpersonas.wordpress.com/2014/01/24/la-importancia-de-gestionar-conflictos-desde-el-entorno-organizativo/

 

7 rasgos de las personas que ganan [mucho] dinero

Lo he encontrado interesante en un tweet. Aparte de promocionar su libro “Aprendiendo de los mejores”, Francisco Alcaide propone unas ideas interesantes aquí en su blog:

http://www.franciscoalcaide.com/2014/08/7-rasgos-de-las-personas-que-ganan.html?utm_source=hootsuite&utm_campaign=hootsuite

 

50 cosas que me ha enseñado el desarrollo personal

Del blog de Francisco Alcaide, a través de mi director de RRHH y mentor Antonio. Gracias!

http://www.franciscoalcaide.com/2014/04/50-cosas-que-me-ha-ensenado-el.html?m=1