Agilidad emocional. Tres hábitos sencillos para entrenar una mejor salud mental

Fuente: https://www.hesonline.com/2019/10/07/elements-emotional-fitness/
Este artículo de Nick Wignall en medium me ha parecido interesante, sobre todo para cuando se acumula de tensión por cambios como el comienzo de temporada del trabajo, o por las pequeñas complicaciones de la vida cotidiana que parecen confabularse para alejarnos de nuestras metas. Habla de emotional fitness, y sería algo como estar en forma mentalmente, entrenar una musculatura que permita superar los baches y los sinsabores que te esperan cuando intentas hacer algo o cuando simplemente te gustaría sentir la misma tranquilidad que tenías en vacaciones o el último fin de semana agradable que hayas tenido.

La Agilidad Emocional es simplemente la idea de que nuestra mente necesita ejercicio y entrenamiento habitual tanto como nuestro cuerpo para seguir estando sanos y en forma.

Te propongo que pienses en lo siguiente:

  • ¿Alguna vez has deseado poder manejar la tensión con un poco más de elegancia y un poco menos de ansiedad?
  • ¿Tienes a menudo la sensación de que tus relaciones más importantes serían más fuertes y más satisfactorias si pudieses un mejor control sobre tus propias dificultades emocionales?
  • O quizás estés a punto de entrar en una nueva fase de la vida -casarte, tener un hijo, jubilarte- y quieres estar tan disponible y equilibrado emocionalmente como se pueda pero te preocupe que no lo estés consiguiendo.

Todos estos problemas pueden mejorar mucho si tienes una mejor agilidad emocional. Y como psicólogo y psicoterapeuta profesional, ayudar a las personas a mejorar su estado de forma emocional es lo que hace todos los días el autor de este artículo.

En este artículo quiero compartir los tres mejores ejercicios que conozco para construir tu agilidad emocional. Cuando se practican con regularidad, estas sencillas técnicas te conducirán a una vida emocional más fuerte, sana y equilibrada.

Índice

Salta a una sección concreta del artículo con los enlaces de aquí abajo:

Entrena el músculo de tu atención con la meditación

Fuente: https://www.uhs.umich.edu/mindfulness No soy dueño de los derechos de la imagen, pero hasta donde sé es de libre uso.

El primer componente del régimen de agilidad emocional es el entrenamiento de la atención.

La mayor parte de lo que sentimos y experimentamos a diario, incluyendo nuestros estados de ánimo, emociones, deseos y motivación está filtrado por nuestros pensamientos. Lo que significa que el modo en que pensamos en las cosas determina ampliamente cómo nos sentimos sobre ellas, y un tema del que hablaremos más en el punto 2 más abajo.

Pero incluso antes de que podamos pensar en algo, tenemos que prestarle atención. La atención es la puerta de entrada a la mente. Como un foco que alumbra y aclara aquello en lo que nuestra mente puede concentrarse de modo consciente, la atención limita y restringe nuestro pensamiento -y por lo tanto nuestros sentimientos y nuestra conducta. Por ejemplo:

Cuando elegimos concentrarnos en ese comentario sarcástico que ha hecho nuestro compañero de trabajo en el almuerzo, terminamos reproduciendo el recuerdo de lo que ocurrió y ensayando la escena entera, a menudo una y otra vez. Por desgracia, al elegir poner nuestra atención en eso, nos preparamos para una tarde llena de frustración y enfado, la cual tendrá más que probablemente consecuencias negativas para concentrarnos en nuestro trabajo y ser productivos.

Como Winifred Gallagher dice en su maravilloso libro, Rapt:

Tu vida – quien eres, lo que piensas, sientes y haces, lo que amas – es la suma de aquello en lo que te concentras.

Esto significa que si queremos ponernos a cambiar en serio cómo pensamos sobre las cosas (preocuparnos y rumiar menos, tomar mejores decisiones, seguir concentrado en la tarea que tenemos entre manos), necesitamos fortalecer el músculo de nuestra atención y aprender a controlar en qué que elegimos concentrarnos o con qué dejar de involucrarnos.

Necesitamos fortalecer nuestra capacidad para desplazar nuestra atención de cualquier evento o estímulo que la atraiga, y mantenerla enfocada en las cosas que nos ayudarán a tomar buenas decisiones, hacer nuestro mejor trabajo, y avanzar hacia nuestros valores y metas.

Tanto en mi experiencia personal como profesional, la mejor manera de entrenar tu músculo de la atención es con la meditación consciente (mindfulness).

Cómo usar la meditación consciente para entrenar tu atención

El término mindfulness, y en especial el de meditación consciente, puede a menudo incomodar a la gente dado que parece un poco new-age y jipioso para algunos. Pero la meditación consciente no es más que un método concentrado y eficiente para entrenar el músculo de tu atención.

Teniendo esto en cuenta, he aquí la mejor manera de empezar a practicar la meditación consciente y construir un mejor control de tu atención:

  • Comienza una práctica diaria de meditación consciente. Dicho brevemente, esto significa arañar (al principio) unos pocos minutos al día para practicar deliberadamente el enfoque de tu atención y mantener tu atención sobre una cosa. Mientras que hay muchas formas de meditación consciente y maneras de practicarla, describo el método que creo que funciona mejor para la mayoría de las personas en este artículo: Cómo iniciar una práctica de mindfulness: Una guía rápida para absolutos principantes
  • Cultiva la “Conciencia Ordinaria.” Además de una práctica diaria de meditación consciente, puedes maximizar tus esfuerzos de entrenamiento de la atención con una práctica que llamo Conciencia Ordinaria, que implica aplicar las habilidades que desarrollas durante tu práctica de la meditación al situaciones cotidianas, del mundo real. Puedes aprender más sobre la Conciencia Ordinaria aquí: Conciencia Ordinaria: 10 formas sencillas de estar más atento en tu vida cotidiana

Desarrollar más control sobre tu atención es probablemente la habilidad más esencial y necesaria para una mejor salud emocional y mental en general. Pero nuestro siguiente tema – aprender a identificar y modificar la forma en que pensamos en realidad sobre las cosas -tiene un poderoso impacto tanto sobre como nos sentimos habitualmente así como sobre nuestro comportamiento y nuestros hábitos.

Elimina los patrones de pensamiento negativos con la reestructuración cognitiva

Portada de The Power of Negative Thinking, una coleccion de caras B de The Jesus and Mary Chain, lo contrario que deberías escuchar para aplicar lo que decimos aquí (lo cual podría ser un ejemplo de pensar al revés de como tiendes a pensar)
Fuente: https://www.amazon.es/Power-Negative-Thinking-B-Sides-Rarities/dp/B000TXNBDQ Portada de The Power of Negative Thinking, una coleccion de caras B de The Jesus and Mary Chain, lo contrario que deberías escuchar para aplicar lo que decimos aquí (lo cual podría ser un ejemplo de pensar al revés de como tiendes a pensar)

Como han estado predicando los estoicos durante 2000 años, las cosas por sí mismas no nos hacen sentirnos como nos sentimos; en vez de eso, es la forma de pensar en las cosas lo que nos impacta emocionalmente.

He aquí un ejemplo:
Imagina que estás conduciendo de camino a casa desde el trabajo cuando un coche sale de la nada y te corta el paso peligrosamente. Mientras pasan a tu lado a toda velocidad, una mano sale por la ventanilla haciéndote una peineta.

Es probable que sientas algunas emociones intensas como resultado de esta situación, como alguna mezcla de miedo y enfado.

Pero si nos paramos y pensamos en ello:

  • ¿Ha sido el coche lo que literalmente ha causado la emoción del miedo en ti?
  • ¿El dedo corazón del conductor ha sido literalmente lo que te ha enfadado?

La respuesta es, por supuesto, no. Las cosas por sí mismas, literalmente, no producen emociones.

Si todavía tienes dudas acerca de esto, prueba este sencillo experimento:

Sal a tu calle o aparcamiento, mira tu coche y hazte una peineta a tí mismo. ¿Cómo te sientes? Es probable que tu coche aparcado no te haga sentir más asustado que tu propia mano haciéndote una peineta te conduzca a sentirte enfadado.

La razón, por supuesto, es que la historia detrás de esas cosas -esto es, cómo las has interpretado y el significado que les has dado- es lo que realmente importa cuando se trata de cómo nos sentimos. Son nuestros pensamientos los que causan las emociones, no las cosas en sí mismas.

Si nuestros pensamientos determinan la calidad de cómo nos sentimos de forma habitual, esto significa que cambiar la forma en que tendemos a pensar sobre las cosas podemos cambiar cómo tendemos a sentirnos sobre las cosas.

Y hay un pequeño ejercicio que puedes hacer y que te iniciará en el aprendizaje de cómo cambiar tu estilo de pensamiento para sentirte mejor de una manera consistente. Se llama Reestructuración Cognitiva.

Cómo usar una Reestructuración Cognitiva para cambiar hábitos mentales y patrones de pensamiento que no ayudan

El mejor sitio para empezar a cambiar nuestros patrones de pensamiento y hábitos negativos o que no ayudan es aprender a identificarlos y entonces modificar las Distorsiones Cognitivas. Si no estás famiiliarizado con ese término, puedes aprender más sobre ellos en este artículo: 10 tipos de diálogo interior negativo (y cómo corregirlos)

He aquí cuatro estrategias específicas que puedes usar para cobrar más conciencia de tus patrones de pensamiento negativos y reestructurarlos de maneras más realistas y que te sirvan de ayuda:

  • Identifica el diálogo interior negativo en el habla de otras personas. Por supuesto, la idea es cambiar nuestros propios pensamientos, no los de otras personas. Pero a menudo puede ser más fácil identificar ejemplos de diálogo interior negativo en otras personas en primer lugar. Una vez que seamos más hábiles al darnos cuenta de ellos en otros (por medio de su discurso), podemos empezar a verlos mejor en nuestro propio pensamiento y diálogo interior.
  • Cambia el tono de tu voz interior. Todos sabemos que la forma en que alguien nos dice algo a menudo afecta a cómo nos sentimos, al menos tanto como lo que nos dicen (piensa en el sarcasmo). Lo mismo se aplica a la forma que tenemos de hablarnos a nosotros mismos. Además de prestar atención a lo que te dices a tí mismo/a, intenta estar atento/a a la forma en que te hablas a tí mismo/a. ¿Eres brusco/a, te juzgas o eres sarcástico/a contigo mismo/a? ¿Qué tal sería si fueses más amable, comprensivo/a y directo al grano en la forma en que hablas contigo mismo/a?
  • Ten intención, no te guíes por la costumbre, con tu autocrítica. No hay nada malo en la autocrítica, señalar tus propios errores y atenerte a un alto nivel. Pero será mucho más probable que hagas esto de forma productiva (y precisa) si es intencionada y deliberada más que una reacción instintiva. En vez de juzgarte a ti mismo/a al momento, planifica un tiempo para reflexionar sobre un error o defecto percibido de manera intencionada, quizá escribiendo un diario sobre ello o hablándolo con alguien en quien confíes.

Construye una mejor relación con tus emociones por medio de la validación

Fuente: https://www.psyciencia.com/validacion-emocional-que-es-y-como-practicarla/

Mucha gente tiene unas relaciones horriblemente enfermizas con sus propias emociones.

Por supuesto, esto no es sorprendente dada nuestra visión cultural y social sobre las emociones, en particular sobre las emociones negativas. Al crecer, a la mayor parte de nosotros nos enseñan a pensar en los sentimientos y emociones negativas como cosas males que tenemos que arreglar o bien evitar.

Así que quizá no sea sorprendente que la mayoría de nosotros se acerque a las emociones negativas como quien tratase con un virus. Instintivamente queremos una medicina o una “herramienta” que nos ayude a eliminar las emociones negativas y sentirnos mejor.

Y aunque este punto de vista dominante sobre las emociones es comprensible -a nadie le gusta sentirse mal- es al mismo tiempo falsa y destructiva para nuestra salud mental y nuestro bienestar.

Y la razón es en realidad bastante sencilla: Sólo porque algo te haga sentir mal no significa que sea malo.

Sólo porque el dolor es a menudo un indicador de un peligro o una amenaza, es un error -y grave, pienso- suponer que siempre es ese el caso, especialmente cuando se trata de algo tan central y esencial acerca de quienes somos como son nuestras emociones.

Porque cuando pensamos sobre y respondemos a nuestros sentimientos negativos como si fuesen malos, entrenamos a nuestro cerebro para que los tema, lo que conduce a algunos comportamientos bastante poco saludables y a hábitos a largo plazo.

Con el fin de combatir este círculo vicioso y reconstruir una relación más sana y productiva con nuestras emociones, hay una habilidad crucial de la que podríamos beneficiarnos todos si la aprendemos y la practicamos con regularidad: la validación

Cómo practicar la Validación Emocional

Aunque pueda sonar técnico, el concepto de la validación emocional es sencillo: en vez de intentar reparar o eliminar nuestras emociones, podemos reconocerlas.

He aquí un puñado de técnicas que puedes implementar para aumentar tu habilidad en reconocer y validar tus emociones y empezar a construir una relación más sana con ellas:

  1. Etiqueta tus emociones con claridad. La mayoría de nosotros somos sorprendentemente malos en el sencillo acto de etiquetar qué emoción estamos sintiendo en un determinado momento. Tendemos a intelectualizar nuestras emociones y a usar una terminología vaga y conceptual con tal de evitar la incomodidad. En vez de hacer eso, cuando te sientas “mal” o “molesto/a”, pregúntate a tí mismo/a, ¿qué emoción concreta estoy sintiendo ahora mismo? ¿Frustración? ¿Inquietud, Vergüenza? ¿Tristeza?
  2. Date cuenta de la complejidad de tus emociones. Muchos de nosotros tendemos a cometer el error de suponer que sólo podemos experimentar una emoción a la vez. En realidad, la mayor parte del tiempo nuestro estado emocional implica muchas emociones diferentes en varias intensidades. Cada vez que te sientas molesto/a, imagina que tu estado de ánimo es un gráfico de tarta, y entonces pregúntate: ¿Cuáles son las diferentes partes de esta tarta emocional y cuáles son sus respectivos pesos?
  3. Practica la tolerancia y la aceptación de la incomodidad emocional. Por supuesto, no disfrutamos al sentirnos tristes, ansiosos o culpables. Pero las emociones negativas, sin importar su intensidad, no pueden hacernos daño en realidad. Para empezar a demostrarte esto a ti mismo y a construir la tolerancia a los sentimientos negativos, usa un temporizador en tu teléfono y practica sentarte y aceptar tus emociones durante un tiempo dado y limitado. Entonces, a medida que adquieras más práctica, aumenta lentamente la duración de tu práctica.

Esto son tres sugerencias rápidas, pero si quisieras saber más sobre cómo construir una mejor relación con tus emociones, creo que estos artículos te parecerán útiles:

Sumario y puntos clave

La salud emocional es la idea de que la mente necesita ejercicio con regularidad y entrenamiento tanto como el cuerpo si queremos seguir fuertes mental y emocionalmente además de sanos.

Tres de los mejores ejercicios para construir agilidad emocional incluyen:

  1. Aprender cómo entrenar tu atención con la meditación consciente, tanto como una práctica formal como en una “conciencia ordinaria” informal.
  2. Aprender a identificar y “reestructurar” los patrones de pensamiento y hábitos mentales negativos.
  3. Mejorar tu relación con tus propias emociones practicando la aceptación y validación emocional.

Hay tiempo de sobra cuando usas el tiempo que tienes

Este artículo de Benjamin P. Hardy me ha resultado muy inspirador. Es un autor motivacional que recomienda duchas frías, días de ayuno y cosas así cuando se pone extremista, pero que en este caso se modera y en mi opinión aparece algo más centrado que de costumbre.

En primer lugar, en esta era de distracciones y aislamiento apantallado, es difícil que estemos presentes donde realmente estamos. Vemos gente por la calle absorta en su móvil a punto de cruzar una avenida repleta de tráfico, o nos pillan a nosotros cautivados con las novedades del trabajo, del email, del WhatsApp o del blog que más gracia nos hace. Minuto a minuto la vida se nos escapa entre los dedos, y en vez de jugar con nuestros hijos o sobrinos estamos navegando por internet con cara de bobos y mortalmente aburridos. Hay que asegurarse en todo momento de estar aquí y ahora. Conciencia del presente y del contexto.

56262437

Sal de la máquina. Fuente: http://www.todocoleccion.net

En segundo lugar, no basta con elegir cosas buenas para hacer. Hay miles de cosas buenas. ¿Cuál es la mejor? Si no es algo que nos vuelva locos de entusiasmo, lo mejor es no hacerlo. Hay que elegir lo mejor. ¿Cuál es el mejor uso que puedo hacer de mi tiempo en este momento? Para saber eso debes conocer tu contexto, tienes que haber dado el paso del párrafo anterior, eso está claro.

En tercer lugar, elige siempre el camino difícil. El camino menos frecuentado, como decía Robert Frost, es el que realmente crea una diferencia. ¿Qué haces cuando suena el despertador, darle para que se calle y vuelva a sonar en un rato o te levantas y te pones en marcha,  te despiertas antes que el despertador? Hay una enorme diferencia entre estas opciones. Cada situación ante la que nos encontramos en la vida es una bifurcación, y si somos capaces de elegir de forma sistemática, casi automática, el camino difícil, la suma de todas esas decisiones nos llevará a donde realmente queremos estar.

En cuarto lugar, hoy mismo es el día en que puedes convertirte en la persona que quieres ser. Un ejercicio de Stephen Covey que puede aplicarse aquí es el de imaginar tu propio funeral (o tu octogésimo cumpleaños, si eso te da mucha grima). ¿Qué dirán de ti quienes te conocieron? ¿A quienes ayudaste a crecer y desarrollarse? ¿Cuál fue tu huella en el mundo y en la memoria de los demás? Eso aclara bastante las cosas. Tienes que tener clara tu visión, tus metas, tus valores. La mayoría de las personas, al parecer, piensa como mucho en un futuro a 1-3 años vista, y entre este grupo, en realidad casi todos vivimos pensando en la semana próxima y poco más. Los contextos cambian continuamente y sin un puerto al que dirigirte, ningún rumbo es bueno para tu barco. Sólo tienes tiempo y energías para lo mejor, lo bueno está bien, pero pensar en tu vida en conjunto como un todo es lo que de verdad te acercará a tus metas.

La quinta idea es que hay que darlo todo a lo que de verdad importa, y olvidarse de todo lo demás. Yo sufro mucho del problema de querer abarcar demasiadas aspiraciones, y en numerosas ocasiones he dejado mis tres, 5 o 15 objetivos a medio hacer, por no haber elegido uno de ellos el primero. Elegir una cosa es duro, pero es peor defraudar cinco de nuestras elecciones por no haber querido sufrir el desapego de descartar cuatro de ellas desde el comienzo.

636184921793020278-351145912_mr_pipo_thoughts-svg

Aduéñate de tu mente. Fuente: https://www.theodysseyonline.com/thoughts-everyone-secretly-has-that-prove-were-all-terrible-people

Por último, eres la suma de todos tus pensamientos. En qué piensas cuando no tienes necesidad de pensar determina quién eres. Por eso esa visión de futuro, de empezar con el final en mente, resulta de tanto impacto. Piensa diariamente, en medio del silencio del amanecer o de justo antes de acostarte, en tus metas, en lo que quieres conseguir, en lo que te está acercando a ello y lo que no. Escribe un enunciado de tu misión en la vida. No hace falta que sea morir en Marte, y no de un choque, como quiere Elon Musk. Basta con tratar a tu mente como un jardín que debes cuidar con regularidad para que no se convierta en una selva. Hay que sembrar para recoger, cultivar tus plantaciones para que con el tiempo dén sus frutos, y eso es un trabajo continuado y paciente que sin duda merece la pena.

  1. Estate presente
  2. Escribe tus valores y metas
  3. Elige lo difícil y correcto
  4. Elimina lo que te distrae de lo mejor
  5. Sé el dueño de tus pensamientos

Si quieres, claro está.

Tu obediencia a las reglas no es el secreto de tu éxito, por Thomas Oppong

Otro post motivador en Medium de Thomas Oppong, autor al que me estoy aficionando. Traduzco a continuación el artículo, me ha resultado muy motivador.

Rompe las reglas Fuente :www.the-world-of-tina.com

Tu capacidad de seguir instrucciones no es el secreto de tu éxito

Seguir las reglas ya no basta para triunfar. La teoría o creencia generalmente aceptada que se aplica a casi todo lo que hacemos no puede garantizarte la vida que buscas y esperas vivir.

En lugar de animarnos a pensar por nosotros mismos y discernir lo que funciona para nosotros y convertirnos en individuos libres para expresar nuestro propio y únio brillo en el mundo, se nos castiga ampliamente por “romper el molde” y convertirnos en nuestra propio yo. El sistema premia a los que siguen las reglas.

Pero no te confundas, las personas excepcionales dominan el mundo.

Los que se atreven a mejorar las cosas incluso cuando no están rotas. Los que cambian un sistema, un patrón, un planteamiento, una creencia, y buscan nuevas maneras de que las cosas queden hechas mejor, más rápido o de manera más sencilla.

Según George Bernard Shaw, “Las personas que se hacen con este mundo son las que se levantan y buscan las circunstancias que quieren y, si no las encuentra, las crean”. Fuente: portal.andina.com.pe

Siempre tienes la elección de seguir instrucciones o crear nuevas. Un elección de desobedecer la sabiduría convencional y construir tu propio camino.

Raymond E. Feist dice: “Nunca aceptes la proposición de que sólo porque una solución satisfaga un problema, deba ser la única solución”.

Conlleva un salto cognitivo enorme comprender que el estado de las cosas, como son y como han sido, puede desafiarse. Apartarse de la norma no es fácil, sobre todo cuando has estado siguiendo instrucciones toda tu vida.

Cuando te sales de la multitud, la gente empieza a darse cuenta y a pensar que estás loco o incluso chiflado por tomar una decisión como esa. Los innovadores en serie pasan por esto todo el tiempo. Nadie les entiende. Pero lo hacen de todos modos. Siguen su curiosidad.

Al empujarte a tí mismo a nuevas áreas de tu interés, tendrás una oportunidad de definir auténticamente quién eres, y romper con las limitaciones de lo que los demás piensan que deberías ser.

La gente pensaba que Elon Musk estaba loco cuando propuso invadir Marte y asentarse allí. Pero está persiguiendo su visión de todos modos. Los cohetes reutilizables eran imposibles. Pero Musk ha desafiado a la lógica y ha hecho historia. Elon Musk retó a algunas de las mayores marcas mundiales de toda la vida cuando creó Tesla. Rompió el modelo estándar de vender coches y desafió la noción de que la fabricación de automóviles de Estados Unidos estaba saliendo del mercado.

Kevin Kelly (editor y fundador de Wired) dijo: “A largo plazo, el futuro lo deciden los optimistas”.

Para aumentar tus probabilidades de éxito en todo lo que haces, debes defender constantemente tu decisión ante personas que no tienen las suficientes agallas para nadar contra la corriente -incluso aunque la evidencia que tienen delante sugiera que deberían probarlo. Pero después de un tiempo, las reacciones negativas decaen. La gente empezará a observar y esperar el resultado de tu “extravagante” elección.
Walter Isaacson dijo una vez “Cuando la sabiduría convencional de la física parecía entrar en conflicto con una de sus elegantes teorías, Einstein se sentía inclinado a cuestionar esa sabiduría en vez de su teoría, a menudo con el resultado de ver premiada su obstinación”.

La mayoría de la gente quiere que fracases para demostrar que la sabiduría convencional siempre tiene razón. Unos pocos sentirán curiosidad y empezarás a preguntar las preguntas correctas en algún momento. Pero otra cosa más potente ocurre a medida que avanzas -es la constatación de la que la sabiduría convencional no siempre es correcta y que puede desafiarse si tienes algo que demostrar.

Pedir permiso está sobrevalorado

Cada vez menos gente hace realmente cosas. Lo bueno de hacer cosas es que, para la mayor parte de ellas, no necesitas pedir permiso a nadie. Por supuesto, hay algunas excepciones. Si quieres extirparle a alguien el apéndice, por ejemplo, necesitas ser cirujano, y hay un itinerario para eso.

Pero puedes hacer la mayoría de las demás cosas sin preguntarle a nadie. Escribir un libro. Escribir una canción. Empezar un canal de YouTube. Hacer arte. Empezar un negocio. Ayudar a alguien que lo necesite. Empezar un podcast.

No necesitas autorización para existir y dedicarte a ser tú mismo. Y por supuesto no necesitas disculparte por el camino que eliges para perseguir la obra de tu vida, especialmente si crees fuertemente que el camino que has elegido es el mejor intento de crear algo lleno de significado para ti. Nadie puede hacerte retroceder a la sabiduría convencional. Nuestros corazones ansían conectar con una vocación significativa. Elige atenderla.

En el libro “Primero, rompa todas las reglas: Lo que los mejores gestores del mundo hacen de forma diferente“, Marcus Buckingham dijo “El mundo que ves sólo lo ves tú. Lo que te atrae y lo que te repele, lo que te fortalece y lo que te debilita, es parte de un patrón que nadie más comparte. Por lo tanto, como dijo Mr. Wilde, no hay dos personas que puedan percibir la misma “verdad”, porque la perspectiva de cada persona es diferente”.

Si estás ansioso de cambiar el mundo, crear tu asombrosa obra, causar un impacto, lanzar tu producto, o seguir tu curiosidad, tienes que estar dispuesto a ir contra el statu quo.

Cuando decides comprometerte por completo con tu corazonada y te dedicas a tu hermosa contribución al mundo, la sabiduría convencional se interpondrá en tu camino. Si alguna vez has acariciado la idea de que has nacido para hacer algo significativa, la sabiduría convencional será tu enemiga.

¡Haz caso a tu instinto!

Desafiar las ideas y hábitos que nos hacen tener éxito requiere coraje. Pero en un mundo que se mueve y cambia tan rápido, seguir la sabiduría convencional ya no es la mejor opción.

Mark Twain dice: “Cada vez que te encuentres en el lado de la mayoría, es el momento hacer una pausa y reflexionar”. 

Da igual lo ruidoso que se ponga el mundo, ni lo ocupado que estés. siempre habría algo dentro de tí -una pequeña voz que susurra en los momentos más tranquilos de la vida, burlándose de ti con la sombra de una vida que no has vivido. Si escuchas con la suficiente atención, puedes oírla todavía. Cuando decidas seguirla, estarás luchando con la sabiduría convencional.

Cuando tomas la decisión de ir contra lo que la sociedad espera de tí, y te fías de tu instinto. estarás eligiendo un viaje incómodo e incluso doloroso que merecerá la pena. La carga será tan enorme que tendrás tres opciones en cada paso del camino: abandonar, rendirte o darlo todo. Elige la última opción. Ir contra la corriente es duro. Cuando empiezas a hacer algo diferente, estás señalando con el dedo lo que los demás están haciendo mal -así que podrían enfadarse y defender porque hacen lo que hacen. Pero vale la pena obedecer a tu instinto si tienes el valor de terminar lo que empiezas.

Así que, de ahora en adelante, escucha esa molesta pequeña duda en tu mente sobre alguna muestra de esa sabiduría convencional que siempre has cuestionado secretamente. Prueba justo lo contrario y a ver qué pasa.

¿Cuándo fue la última vez que cuestionaste el convencionalismo o intentaste mejorarlo?

¿Qué podrías hacer? ¿Quién podrías ser? ¿Por qué estás esperando?

No nos prives de tu mejor trabajo, tu mejor punto de vista, tu mejor tú.

24 hábitos diarios para ser más listos

Hoy se acaba el año pero no mi postura de mandón. Aquí os dejo un prezi que acabo de hacer basándome en una imagen que me ha gustado.

La he traducido como mi mollera me ha dado a entender y la he metido en un powerpoint y después en un prezi. Espero que os resulte inspirador. A mi sí, y al menos me ha entretenido un rato agradable.

Feliz entrada de Año!

tutti

Gestiona tu energía, no tu tiempo : Enfoca Tu Vida

Hoy os remito a un interesante artículo que me ha llegado en la revisión semanal de el canasto: http://enfocatuvida.com/gestiona-tu-energia-no-tu-tiempo/
Hay 4 ejes energéticos en los que debemos recuperar el desgaste diario que sufrimos en el trabajo y nuestras ocupaciones:
– Físico: durmiendo un mínimo de 7 horas diarios, hidratándonos y alimentándonos correctamente.
– Emocional: 3 a 1 de emociones positivas frente a negativas.
– Espiritual: Meditar.
– Mental: Hacer ejercicio.

Joaquín Olivas lo cuenta bastante mejor que yo en su blog.

10 hábitos para una mentalidad innovadora

En este articulo en inglés nos explica cómo desarrollar una mentalidad innovadora. Traduzco:

10 buenas costumbres para desarrollar una mentalidad innovadora

Por Michael Poh.

Si pudiese resumirlo todo, diría que la creatividad trata realmente acerca de ser capaz de ver lo que otros no pudieron. Ser innovador, por otro lado, consiste en realizar algo en lo que los demás no habían pensado. Ya sea inventar un nuevo producto o aportar soluciones a un problema, la capacidad innovadora requiere creatividad porque uno debe ser capaz de conectar ideas abstractas y datos con situaciones existentes antes de crear algo único y diferente.

De acuerdo, todos estamos “cableados” de manera diferente, (algunos de nosotros estamos bendecidos con la inclinación natural hacia la innovación y la creatividad), pero eso no significa que no podamos hacer nada para estirar los límites de nuestras mentes creativas.

En palabras de Thomas Edison, hay trabajo que hacer día tras días antes de que siquiera nos roce ese toque genial.

El genio es un 1% de inspiración y un 99% de transpiración. En consecuencia, a menudo un genio no es más que una persona con talento que ha hecho todos los deberes.
Thomas A. Edison

Tanto si estás expandiendo tus cualidades innovadoras para tu trabajo freelance como si es para tu desarrollo personal, nunca es demasiado tarde para empezar por alguna parte.
Lectura recomendada: 8 apaños rápidos para potenciar tu creatividad al instante

1. Mantén un entusiasta sentido de la curiosidad

Las personas más innovadoras del mundo son también los más inquisitivos de entre nosotros. Hacen montones de preguntas (a menudo acerca de lo que los demás damos por sentado) y siempre están buscando maneras de mejorar las cosas. A diferencia de muchos de nosotros, los innovadores no se conforman con el statu quo; les encanta desafiar aquello que es ampliamente aceptado como la norma o el patrón.

En lugar de basarse en nociones preconcebidas sobre las cosas y la gente, prefieren observar las cosas nuevas que encuentran, desde varias perspectivas.

via Ana Guzzo

Mientras que ciertamente no hay una fórmula prescrita que te vaya a ayudar a adoptar esa curiosidad infantil, hacer el esfuerzo consciente de cuestionar absolutamente todo es un buen comienzo. Con la magia de internet y wikipiedia a tu disposición, no hay excusas para no obtener las respuestas que quieres.

Igualmente importante es mantener conversaciones con gente diferente con la que te encuentres y escuchar sus puntos de vista únicos sobre el mundo y sus vidas. A veces, los mejores descubrimientos vienen de nuestras interacciones con gente cuyas opiniones son contrarias a las nuestras .

2. Garabatea ideas y pensamientos

Necesitarás algo para capturar y organizar tus ideas y pensamientos a medida que aprendas cosas nuevas en tu día a día. Prueba a tomar nota de todo lo que se te pase por la cabeza incluyendo palabras al azar, frases e incluso garabatos. Mejor aún, puedes intentar enlazar juntos tus pensamientos espontáneos para dibujar una imagen de lo que tu subconsciente intenta decir.

Recuerda que la innovación nace de la creatividad, y la creatividad nace de cómo asocias datos e ideas diversos. A medida que garabateas tus pensamientos en tu diario o en tu cuaderno de notas, no dejes que tus inhibiciones se queden con lo mejor de ti. Por muy absurda que parezca una idea, piensa en ella como en una pieza del puzzle de tu mundo interior que podría desencadenar una inspiración.

El acto de volcar por escrito tus ideas no sólo ayudará a seguir la pista de tus pensamientos, puede incluso estimular los procesos de tu pensamiento y llevarte a una nueva idea tras otra. ¡Deja volar tu imaginación!

3. Busca Nuevas Experiencias

Aferrarte a las cosas a las que estás acostumbrado limita tu proceso de pensamiento y tu percepción. Para pensar más allá de lo corriente, debes salir de zona de comodidad y mirar el escenario bajo una luz diferente.

De hecho, los mayores innovadores son a menudo individuos que aprenden de diferentes campos y los fusionan juntos para crear algo extraordinario. Después de todo, Steve Jobs innovó y revolucionó la tecnología con su énfasis sin precedentes en la estética y la facilidad de uso.

Algunos de vosotros podríais pensar que buscar nuevas experiencias en la vida implican algo grandioso, como viajar a Islandia para presenciar la aurora boreal o conquistar la cima del Everest. Bueno, pues no tiene por qué. Lo único que tienes que hacer es probar cosas nuevas para estimular tu mente y tus sentidos.

A lo mejor podrías empezar a leer libros de un género distinto o cultivar una nueva afición. Si te ves como alguien tímido, prueba a desafiar tu percepción sobre ti mismo y ábrete a conocer gente nueva. Desarrollarás nuevas habilidades para la innovación por el camino.

4. Practica la concentración

En psicología, el término ‘mindfulness’ se refiere a la conciencia, en cada momento, de los pensamientos, emociones, sensaciones corporales y el entorno circundante de un modo libre de juicios de valor. En esencia, es un constante intento de prestar atención a lo que ocurre a nuestro alrededor y de estar más receptivos a lo que experimentamos a través de nuestros sentidos.

Con este esfuerzo consciente por devolver la atención al presente, entrenamos nuestra mente para concentrarse en el presente y no dejarla deambular de un pensamiento en otro. Además de hacerte más feliz, practicar la concentración ayuda a despejar la mente y nos hace más receptivos a nuevas ideas para innovar .

Durante 10-20 minutos diarios, puedes emprender un ejercicio de ‘mindfulness’ simplemente concentrándote en tu respiración. Mejor aún, incorpora la ‘mindfulness’ a tus actividades cotidianas siendo plenamente consciente de lo que sea que estés haciendo en cualquier momento dado, concentrándote en una sola tarea cada vez.

Cuando estés comiendo, saborea cada bocado y aprecia los sabores y aromas. Cuando estés escuchando a alguien, mantén el contacto visual y escucha de verdad lo que te tiene que decir. Una vez que seas capaz de percibir las cosas sutiles que nunca antes habías notado en tu entorno, se te dará mejor discernir ideas para crecer.

5. Asume riesgos y comete errores

Algo que separa a los innovadores del rebaño es que no tienen miedo a equivocarse. Thomas Edison triunfó porque no abandonó pese a fracasar una y otra vez. Perseveró porque veía el fracaso como parte del proceso de aprendizaje mientras ponía en práctica sus ideas. Los innovadores como él ven los errores como oportunidades para perfeccionar su innovación.

Sigue superando tus limitaciones. Los innovadores abrazan el riesgo porque les encanta sacudir su entorno para hacer que las cosas sean más interesantes que en las vidas más mundanas y típicas. Si Mark Zuckerberg no hubiese dado ese salto al vacío de abandonar la Universidad de Harvard para rematar su proyecto de Facebook, nunca se habría dado cuenta de que su innovación tiene el potencial de cambiar el mundo.

Por lo tanto, da un paso adelante y asume algún riesgo saludable.

via PatrickLim1996

Enfréntate a tus miedos y haz lo que temes, porque esa es la mejor manera de practicar en la superación de tu miedo a equivocarte.

6. Comparte tus ideas

Necesitarás sin más remedio recibir opiniones de otros (no me gusta decir feedback) sobre tu innovación, así que sigue compartiendo y vendiendo tus ideas a la gente con la que te encuentras y toma nota de lo que tienen que decirte.  Enfréntate a tus miedos y habla de tus ideas aunque estén todavía en su fase embrionaria.

Claro, habrá gente que no comprenda tus ideas y que incluso se reirían de tu propuesta. Pero ahora que has aprendido que los errores y rechazos son parte integrante de la innovación, tomarás esas críticas en tu zurrón e incluso las capitalizarás para mejorar tus ideas.

Incluso aunque la gente no tenga nada constructivo que decir sobre ellas, sólo con hablar de tus ideas estimulará tus habilidades creativas y probablemente te lleve a una nueva y más profunda comprensión.

7. Sigue perseverando

Prepárate para persistir en tu misión sin importar cuántos de los demás traten de persuadirte de desistir. Puedes estar seguro de que la gente a la que le incomoda el cambio te aconsejarán que te conformes con el statu quo. Además, los errores y fracasos son ineludibles a medida que experimentas con distintas ideas que no funcionan a la primera.

via Delphimages

Todos esos bloqueos sólo hacen que mantener tu confianza y enfocarte sea aún más crucial . Algunos llamarán a esto optimismo ingenuo o idealismo poco realista, pero los innovadores prolíficos como Thomas Edison tuvieron que encontrar 10,000 caminos que no funcionaron antes de crear la lámpara incandescente.

La perseverancia es seguir adelante porque estás seguro de lo que quieres. Escribe lo que quieres lograr y mira tu lista para recordarte por qué estás persistiendo. Es seguro que tiene que haber también una  motivación profundamente arraigada detrás de tu persecución de ese objetivo en particular.

Identifícala y visualiza el momento en que consigues lo que quieres. Puede parecer trivial y cursi, pero repetir esas afirmaciones positivas a diario te ayudará a gestionar tu estado de ánimo y a mantener alta tu moral en tiempos de derrota.

8. Tómate respiros de soledad

Perseverar con un enfoque tan concentrado como el de un láser en tu objetivo es estupendo, pero mantener la atención en una tarea durante un largo período puede  puede agotar tus jugos creativos. Retirarse brevemente del trabajo crea un espacio para que vuelvas a definir el problema con nuevas perspectivas.

Es de gran ayuda hacer pausas regularmente y tomas siestas para relajar tu mente y mantener un entorno propicio para que se asienten la creatividad y la capacidad de innovar. Tómate alguno de tus respiros a solas para dar un largo paseo, darte una ducha, hacer ejercicio o soñar despierto para conectar con tu subconsciente.

Es en esos momentos de calma contigo mismo cuando serás capaz de atrapar esas inspiraciones fugaces.

9. Crea distancias psicológicas por medio de la imaginación

Además de separarte físicamente de tu proyecto de innovación ocasionalmente, también puedes inducir un estado de “distancia psicológica” mientras estás trabajando en él. Basándonos en la teoría del nivel construal de la psicología social, las cosas que no percibimos que estén ocurriendo ahora, aquí y a nosotros mismos se clasifican como “distantes psicológicamente”.

Crear tal distancia implica transformar nuestra forma de pensar sobre el problema, como por ejemplo adoptando la perspectiva de otra persona o imaginando preguntas hipotéticas que parezcan irreales o poco habituales. Haciéndote considerar los aspectos más amplios del problema, facilita el pensamiento abstracto y ayuda a que se te ocurran asociaciones únicas entre ideas que aparentemente no guardan relación entre sí.

Y si no, comprueba tan sólo cómo varios estudios han mostrado que distanciarte psicológicamente de la tarea puede hacer que se te ocurran soluciones más creativas a los problemas.

10. Construye sobre ideas existentes

Los innovadores  no sólo inventan cosas de la nada; construyen a partir de ideas existentes. De hecho, muchos productos que vemos actualmente son el resultado de fusionar dos o más ideas o conceptos. . Un buen ejemplo de una invención de ese tipo sería tu teléfono móvil (si es un smartphone), el cual es en esencia un teléfono móvil integrado con capacidades avanzadas de computación y la capacidad de conectarse a Internet.

Una persona innovadora de verdad debe abrirse a tantas ideas potenciales  como pueda, identificar patrones y relaciones entre ellas, y finalmente asimilarlas juntas para llegar a una innovación que sea mejor que lo anterior.

via Creativa

Para construir un cimiento sólo sobre la que innovar, debes estar al día con las herramientas y tecnologías actuales aplicables a tu innovación. Convierte en un hábito la costumbre de leer la literatura relevante y participa en comunidades y discusiones online para profundizar en tu conocimiento con gente que comparte el mismo interés.

Con un exhaustivo conocimiento del campo en que estás interesado en innovar, tendrás un ojo clínico más afilado para reconocer las posibilidades y para ser más adepto a entrelazar juntas distintas ideas.

19 hábitos de trabajo triunfales

http://www.slideshare.net/mobile/stevescottsite/work-habits?utm_source=slideshow&utm_medium=ssemail&utm_campaign=weekly_digest