Mundo digital y agua como servicio esencial

Dentro de unos días voy a asistir en nombre de Hidralia a las jornadas técnicas de H2Orizon en Sevilla, para participar en una mesa redonda titulada “Mundo digital y agua como servicio esencial”, junto a ilustres personalidades en la materia, lo cual me honra e intimida a partes casi iguales:

MODERA: Esther Paniagua

La digitalización de los servicios relacionados con el agua no es tan nueva como podríamos pensar en un principio. La terna de los SCADA, los SIG y los modelos de simulación eran la santísima trinidad de las empresas de aguas allá por los años 80 del siglo pasado. Entonces, como ahora, se les llamaba “nuevas tecnologías”.

Lo único que pasa es que se han rebautizado estos conceptos y, en teoría, es más barato colocar dispositivos que capturen y transmitan datos, que analicen situaciones in-situ o en la nube, e incluso que tomen decisiones más inteligentes y previsoras que las de un humano sobre, por ejemplo, abrir o cerrar una válvula, pequeña o grande, arrancar una bomba o apurar la capacidad de almacenamiento de un depósito para optimizar el consumo de energía.

La captura remota de información se ha difundido y generalizado por medio de, por ejemplo, sistemas de lectura remota de contadores domiciliarios, lo que permite contar con un volumen de información sin precedentes, una oportunidad que implica el desafío de manejar esos datos respetando estrictamente la intimidad de las personas y permitiendo su análisis agregado, anonimizado, para entender cómo funciona el territorio y anticiparse a las necesidades futuras.

Los inventarios cartográficos de las instalaciones se han digitalizado, más allá de la broma jerezana de la “Cartografía en soporte magnético”, que en los 90 era un plano sujeto con imanes a una chapa metálica. Hoy en día, los estándares abiertos y de reutilización de los datos abaratan crear un conjunto de datos específico para cada problema que se quiera resolver, siempre y cuando no exista el estreñimiento tan nuestro de retener el conocimiento para ganar ventaja, contribuyendo de ese modo a un estancamiento que a nadie conviene, ni siquiera al que logra una presunta ventaja pasajera. Pero esto forma parte de mis idealismos quijotescos y nos aleja de la cuestión.

Cada vez que alguien dice “Big Data”, un datito muere en alguna parte. Fuente: tenor.com

Por último, los modelos de simulación, de aprendizaje automático, de inteligencia artificial y las herramientas de análisis de conjuntos inmensos de datos ayudan a intentar predecir qué pasará o a recomendarnos qué es lo mejor que podemos hacer para cubrir unos objetivos que han de ser ambientales, incluyendo a los humanos y su prosperidad en el ámbito de lo ambiental, naturalmente. Hoy se pueden calcular escenarios alternativos de uso de recursos y compartir los resultados con el resto de usuarios, de forma que si alguien tiene una alternativa mejor, sólo tiene que proponerla, se evalúa en el modelo y se visualiza por parte de todos su idoneidad. La duda es si seremos capaces de soportar esa transparencia.

Más allá de lo tecnológico, las actividades de responsabilidad social, de apoyo a los colectivos desfavorecidos por parte de las empresas de aguas (un ejemplo aquí) ayudan a encontrar mecanismos que faciliten el acceso a estos servicios básicos pese a los altibajos a los que hoy en día cualquiera podría estar expuesto. Las apps permiten a los ciudadanos de nuestro “primer mundo” conocer su consumo, ponerse alarmas por si tienen una avería interior, domiciliar sus pagos por el servicio, participar y ser atendidos en múltiples canales, más allá de la tradicional cola ante un mostrador.

En las ciudades se asegura el servicio de entrega y recogida del agua con garantías de cantidad y calidad. En las zonas rurales se avanza hacia el pleno saneamiento, pese a las multas por la demora en lograrlo. Tenemos pendiente supervisar y evitar los desbordamientos del saneamiento y, en menor medida, prevenir inundaciones cuando llueve. El estándar avanza y mejora año tras año en los núcleos de población.

¿Cómo es posible que con tantos adelantos a nuestra disposición aún tengamos pendiente el 6º objetivo de desarrollo sostenible del milenio? Asegurar la disponibilidad y la gestión sostenible de agua y saneamiento para todos es un fin de esos que diferencian acarrear piedras de construir una catedral que toque el cielo e inspire a los demás. Sin embargo, y seguro que Catarina lo podrá explicar con datos más frescos que mi difusa intuición, esto es algo que está lejos de obtenerse en gran parte del planeta.

En 2017, el 10% de la población no utiliza fuentes mejoradas de abastecimiento de agua potable, y cerca de un tercio de la población mundial no dispone de saneamiento. 2000 millones de personas vivían en países con un alto estrés hídrico, extrayendo más recursos de los que se renuevan, con lo que en el futuro es casi seguro que sufrirán la escasez. (Fuente: Source: Report of the Secretary-General, “Progress towards the Sustainable Development Goals”, E/2017/66, citado en https://sustainabledevelopment.un.org/sdg6)

Incluso más allá del uso directo, la disponibilidad de agua para la producción de alimentos a un precio que permita ejercer la actividad es algo de difícil garantía, en parte por la variabilidad de un fenómeno aleatorio como es la meteorología, pero sobre todo porque tenemos pendiente integrar la información, basar nuestras decisiones en datos, cooperación e información, en lugar de en intuiciones engañosas o en intereses no declarados.

Es un desafío como especie, que afecta a algo infinitamente más importante que los resultados del año que viene. Vamos a por él.

Anuncios

Hacer mapas es la manera más bonita de mentir

En el blog El Aleph, de El País nos hacen un poco de broma diciendo “notición, no es posible proyectar una esfera en un plano sin distorsión”. Pero como es una explicación más amena que la que me dieron cuando era estudiante, ejemplo de Groenlandia, triángulo esférico de 270° y curvatura de Gauss incluídas, pues aquí os dejo este link gisero.

Todos los mapas que conoces están mal | Verne EL PAÍS

Un artículo interesante sobre mapas, proyecciones y la inalcanzable objetividad http://verne.elpais.com/verne/2015/04/14/articulo/1429016086_681676.html

Agenda y Sesiones Técnicas #CEsri14 – ¡Yo voy! Conferencia Esri 2014 – 22 y 23 Octubre – Madrid – Esri España

http://evento.esri.es/es/ce14/contenido/sesiones-tecnicas-cesri14/?utm_source=teenvio&utm_medium=emailmarketing&utm_content=enlace-1&utm_campaign=envio-2215-CONFERENCIA+ESRI+ESPA%D1A+2014

‘I Got You, Babe’ y la gestión de operaciones en el terreno

Lo que le pasó en sus orígenes al proyecto GOT (Gestión de operaciones en el Terreno) se parece a lo que decían sonny y cher allá por el 66:

“Dicen que nuestro amor no pagará el alquiler. Antes de haberlo ganado, todo nuestro dinero está gastado”. Curioso que el título de la canción (i GOT you) contenga el del proyecto (Gestor de Operaciones en el Terreno, GOT). GOT ha sido un proyecto que poco a poco ha tenido que ganarse la confianza dentro de mi casa. Si al GIS le hubiesen aplicado las mismas ratios y pruebas ácidas de rentabilidad no tendríamos ni uno implantado.  Como con los proyectos bonitos, provoca recias discusiones entre los que ven sus ventajas y los que todavía no. Lo cierto es que gracias a ese debate en su desarrollo obtenemos un producto más robusto, impermeable, de fiar.

GOT es un proyecto, una realidad ya, templado y fortalecido por la sana alergia a la incertidumbre que las decisiones maduras requieren. Es un servicio que provoca reflexiones incómodas sobre la organización del trabajo de campo, los costes reales de nuestra actividad, bueno, miento, sobre la actividad de nuestros operarios de campo. Ese es un trabajo tan continuado, exigente y expuesto, que requiere un esfuerzo considerable de visualización abarcar lo grande que es la contribución del proyecto en el conjunto de un servicio de ciclo integral del agua a una población. Nos permite preguntarnos ¿estamos siendo todo lo eficientes que podríamos en nuestras operaciones sobre el terreno?, ¿almacenamos demasiadas piezas de repuesto?, ¿damos viajes infructuosos que podríamos evitar?

Imagen1

La idea de GOT es la que desde hace años usan los camareros de los restaurantes. Sustituimos la libreta de anotar la comanda seguida de un grito a la ventana en la cocina por un punteo en una PDA para señalar el pedido, el cual desencadena todo el flujo de operaciones de una “orden de trabajo”, que es como llamamos en las empresas de aguas a las comandas. Pero son como una comanda, nuestros comensales son los ciudadanos, y la comida es un servicio de calidad a clientes que no tienen más remedio que acudir a nosotros, de ahí que tengamos que hacerlo con más mimo aún.

100_5056En el ordenador de la oficina, el capataz asigna los trabajos a las cuadrillas más cercanas, que dejan rastro de situación y estado de ocupación (con otra orden de trabajo, por ejemplo) mediante un sistema GPS centralizado. Cuando la cuadrilla o el operario terminan el trabajo, rellenan el parte de trabajo en su PDA (por fin, no más papeles amarillos con anotaciones garabateadas y manchas de barro amontonados en las oficinas!) y pasan a estar disponibles para otro trabajo.

20131106_115809Equipados con tablet PCs, los operarios también pueden hacer un croquis de la actuación sobre la cartografía del GIS, con lo que los árboles tienen otra razón más para darnos las gracias.

100_1484En resumidas cuentas, con GOT conseguimos los siguientes beneficios:

  • Reducción de costes operativos
    • tareas administrativas
    • recorridos innecesarios
    • consumo de gasolina
  • Distribución de la carga de trabajo en campo optimizada con una visión global de los trabajos realizados o en curso
  • Reducción de errores en el tratamiento de la información debidos a su digitalización
  • Supresión del formato impreso de partes de trabajo
  • Mejora en la calidad del servicio y la atención al cliente

Son sobre todo beneficios ambientales, pero que también provocan un cambio cultural y una vuelta de tuerca adicional para la mejora de la eficiencia en nuestras actividades. Y lo hemos hecho en la casa en la que trabajo.

Conoce tu barrio en colaborativo

Sigo vampirizando retales de wikinomics (como si fuese muy actual, ya, pero bueno) y me cuesta encontrar lo del Neighbourhood Knowledge California. Casi todos los enlaces de la página de Urban Strategies Council que he encontrado al respecto están rotos. Pero…

En http://www.viewer.infoalamedacounty.org/ se pueden ver mapas de todo tipo de datos a escala barrio (incidencia del cáncer de mama, un mapa de estresores en la zona, etc) todo ello con licencias creative commons y con una interfaz gráfica espectacular.

¿Tendrá esto algo que ver con lo de ser smart cities?

Más herramientas para mapas de guerrilla

Una nota rápida: Parece que hacer mapas (crearlos, mantenerlos, consultarlos) se va a hacer cada vez más sencillo. Aparte de que ESRI ha lanzado su SDK (Kit de desarrollo de software) para Android, leo también en GeoInformatics que Red Hen ha montado una aplicación móvil (Media Maper Mobile) para dispositivos Android que promete hacer el geotagging mucho más sencillo y ágil.