Objetivos y sistemas, por Thomas Oppong

Hoy traduzco este artículo de Thomas Oppong, fundador de @Alltopstartups, curator en postanly.com, columnista en Inc, y con artículos en HuffPost, Business Insider, Quartz, CNBC, Entrepreneur y NY Observer.

Configurar un gran sistema puede ayudarte a conseguir casi cualquier cosa

Todo el mundo tiene un conjunto de objetivos pero es el compromiso con un sistema lo que marca la diferencia Los sistemas son el cimiento de un trabajo grande y profundo.

Los sistemas te dan la libertad de hacer tu mejor trabajo cada día sin cometer los mismos errores una y otra vez.

 

En “Cómo fracasar en prácticamente todo y aún así seguir ganando“, el autor (y dibujante de Dilbert) Scott Adams explica: “Una meta es un objetivo específico que consigues o no en algún momento del futuro. Un sistema es algo que haces con regularidad y que cumple tus expectativas de felicidad a largo plazo. Si haces algo cada día, es un sistema. Si estás esperando conseguirlo algún día en el futuro, es una meta.”

Cultivar el sistema correcto puede marcar una diferencia radical en tu vida productiva. Usar sistemas puede facilitarte la vida.

Un sistema te provee de un sistema de referencia interno y te equipa con el poder del hábito.

James Clear dice “Cuando te enfocas en la práctica en lugar de en el rendimiento, puedes disfrutar del momento presente y mejorar al mismo tiempo”. He aquí la diferencia entre las metas y los sistemas, según Clear.

Si eres un entrenador, tu meta es ganar un campeonato. Tu sistema es lo que tu equipo hace y practica cada día.

Si eres un escritor, tu meta es escribir un libro. Tu sistema es el programa de escritura que sigues cada semana.

Si eres un corredor, tu meta es correr una maratón. Tu sistema es tu programa de entrenamientos para el mes.

Si eres un emprendedor, tu meta es construir un negocio de un millón de dólares. Tu sistema es tu proceso de ventas y marketing.

Nunca tendrás un éxito completo hasta que tengas un sistema de trabajo que oriente tus actos y te ayude a lograr tus metas.

Un sistema hace tu objetivo real. Es concreto. Te pone en marcha. Te ayuda a centrarte en ganancias a largo plazo, en lugar de en victorias a corto plazo.

Escribir un libro en 6 meses es una meta excelente, pero necesitas estructura/un sistema que haga más fácil lograr esa meta.

Muchos escritores se comprometen a unos pocos cientos de palabras al día. Se amoldan a un programa que les funciona. Un sistema hace que sea más fácil dar el próximo paso hacia la meta. Cuando te implicas con un sistema, es mucho más probable que te mantengas en él. Los sistemas tratan más del proceso a largo plazo que del resultado a corto plazo.

Una estructura en tu vida y algunas rutinas que te ayuden cada día y te mantengan en la pista es mejor que un sólo disparo en dejar algo hecho.

Si tienes la intención de estar en mejor forma, construir un negocio exitoso, o escribir un best-seller, los sistemas te acercarán más a esa meta que un logro radical de una sola vez a conseguir tu objetivo más importante.

Joe Frazier dijo una vez: “Los campeones no se hacen en el ring, sólo se les reconoce allí”.

Cualquiera que se ha marcado y ha logrado una meta comprende la importancia de un sistema. Los procesos, las rutinas y los hábitos que apoyan la consecución de un objetivo.

Los sistemas como hábitos

Empieza cualquier cosa con una finalidad clara y céntrate en el sistema para conseguirlo.

Los sistemas efectivos para lograr metas comienzan con claridad acerca de tus fines. El esfuerzo sin propósito es esfuerzo desperdiciado.

Mucha gente tiene distintos sistemas de éxito que guían su forma de trabajar y las acciones a tomar en cada momento para lograr su mayor propósito.

Si tu actual sistema de trabajo no funciona o no da los resultados deseados que esperas, haz cambios, crea un nuevo sistema y da pasos cada día para seguirlo al pie de la letra.

Al pasar un poco de tiempo imaginando qué funcionará mejor para ti y tus hábitos, te puedes colocar en una estupenda posición para salirte de tu cabeza y dejar las cosas hechas.

Reservar una hora cada día para algo que quieres lograr a todas costa puede ser un magnífico sistema que puede ayudarte a conseguir tu gran meta.

Oliver Burkeman de Guardian dice: “…concentrarse en un sistema quiere decir concentrarse en lo que puedes controlar (tus actos) en vez de en lo que no (el eternamente impredecible mundo exterior). Sigue trabajando en tu sistema y maximizarás las posibilidades de que el éxito se encuentre contigo”.

Puedes empezar a construir sistemas con un hábito cada vez. Concéntrate en el progreso incremental y la consistencia para establecer las bases que permitirán que las cosas queden hechas.

Una rutina diaria o semanal, una aplicación constante de hábitos incluso pequeños, transformarán tu vida con más efectividad que perseguir un objetivo abrumadoramente grande sin una rutina constante para conseguirlo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s