La tiranía autoimpuesta de los plazos

Jordi Fortuny vuelve a la carga contra los plazos inventados, lo que el llama “plazos subjetivos” en este post de su blog. Pasa una cosa con los plazos, sobre todo en una organización de más de 2 personas, y es que nadie parece comprobar si esos plazos se pueden cumplir. Se trata de poner la propia prioridad por encima de las prioridades de los demás (en gran medida tiene sentido) y por encima de las puras leyes de la física y la salud (cosa que ya no).

Cuando sobreplanificamos, poniendo fechas a todas y cada una de las cosas con que queremos comprometernos, pensando que ponerles fecha equivale a lograr hacerlas, no nos damos cuenta que cuando venza ese plazo lo más probable es que nos toque volver a planificar esa fecha, poniendo una nueva a cada uno de esos compromisos, si es que esos compromisos no han dejado de tener razón de ser.

El calendario es sólo para anotar lo que sólo ocurrirá en ese determinado momento y lugar. No para las tareas que me gustaría tener terminadas ese día, ni para llenar un hueco en el tetris en que se convierte mi agenda. Y Jordi lo explica con mucha claridad y convicción.

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s