Qué hacer en tu primer día tras las vacaciones

Traduzco a continuación un artículo de Peter Bregman en Harvard Business Review que me parece una necesaria apuesta por el enfoque, por elegir con valentía y visión qué no hacer.

Qué hacer en tu primer día tras las vacaciones

Vuelves de las vacaciones y empieza tu partido de ponerte al día. Es todo um reto si eres un directivo senior. Tienes cientos, puede que miles de e-mails, un registro de mensajes de voz, y una lista de tareas que puede haber duplicado o triplicado su longitud durante tu ausencia. Debes contestar a las necesidades expresadas por escrito de clientes, jefes, colegas, empleados y proveedores. Tienes que apagar fuegos. Tienes que recuperar el control.

5248747

Fuente: http://cdn.memegenerator.es sobre un fotograma de El Señor de Los Anillos, por Peter Jackson

Así que te abres camino lo mejor que puedes a través del montón, ocupándote en primer lugar de los asuntos más urgentes y en unos pocos días te has puesto al día y estarás listo para avanzar. Has ganado.

¿Seguro?

Si ese es tu proceso, has perdido una inmensa oportunidad de liderazgo.

¿Cuál es el papel más importante de un líder? La claridad.

Como líder senior, lo más valioso que puedes hacer es alinear a la gente hacia las prioridades más importantes de tu negocio. Si haces eso bien, la organización funcionará a su máxima productividad y tendrá el mayor impacto posible. Pero eso no es fácil de hacer. Es lo suficientemente difícil para cualquiera de nosotros alinearse con nuestros objetivos individuales más importantes. Alinear a una organización entera es endiabladamente difícil.

Cada cierto tiempo, sin embargo, tienes la oportunidad perfecta. Un tiempo en que es un poco más fácil, cuando la gente está más abierta, cuando puedes ser más claro, cuando tu mensaje será especialmente efectivo.

Volver de vacaciones es una de esas oportunidades. Has obtenido algo de espacio del día a día. La gente no te ha oído en un tiempo. Puede que también hayan estado de vacaciones. Están esperando. Están más influenciables que de costumbre.

No desperdicies esta oportunidad intentando domar eficientemente tu propia bandeja de entrada y tu lista de tareas. Antes de contestar un solo e-mail, piensa en unas pocas cuestiones:

¿Cuál es el imperativo supremo para tu organización ahora mismo? ¿Cuál causará la mayor diferencia para los resultados de la compañía? ¿Qué comportamientos necesitas promover si quieres conseguir tus objetivos? Y, quizás la más importante, ¿Qué es lo menos importante?

La meta de contestar estas preguntas es elegir entre tres y cinco cosas principales que provocarán la mayor diferencia para la organización. Una vez que has identificado esas cosas, deberías emplear el 95% de tus energías en hacerlas avanzar.

¿Cómo?

Sé muy claro acerca de tus tres a cinco cosas. Escríbelas y elige cuidadosamente tus palabras. Léelas en voz alta. ¿Te parecen coherentes? ¿Sucintas? ¿Claras? ¿Útiles? ¿Serán una guía útil para la gente cuando estén tomando decisiones y emprendiendo acciones?

Úsalas como la lente a través de la que miras -y filtras- cada decisión, conversación, petición, tarea y correo electrónico con el que trabajes. Cuando otros hagan una petición o te pidan que tomes una decisión, dilas en voz alta, como “Dado que estamos intentando conseguir X, entonces tendría sentido hacer Y”.

¿Ese e-mail que estás a punto de contestar reforzará tus tres a cinco prioridades? ¿Creará empuje en la dirección correcta? Si es así, contesta de manera que enderece aún más el alineamiento y aclare el foco atando firmemente tu respuesta a una o más de las tres a cinco cosas, tal y como las has escrito.

Si miras un e-mail y no puedes encontrar una manera clara de conectarlo con las tres a cinco prioridades principales, entonces pasa al siguiente e-mail. No tengas miedo de quitar prioridad a problemas que no tengan que ver con tus tres a cinco cosas principales. Todo depende del enfoque, y para enfocarse en algunas cosas hay que ignorar otras.

Tienes esta maravillosa oportunidad, un raro momento en el tiempo en que tu papel principal y tu más difícil tarea – enfocar la organización- se vuelve un poco más fácil. No la pierdas.

Volver de vacaciones no va solamente de ponerse al día. Va de ponerse por delante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s