Menos proyectos, Más productividad

Estuve leyendo este artículo en uno de mis blogs de cabecera (el canasto, optimainfinito, efectivitat) en materia de productividad personal. Y propone una idea revolucionaria, de esas que sabes que van a funcionar porque dan un poco de miedo mezclado con mucho entusiasmo.

Sigo en mi línea de menos es más. Y lo cierto es que en las últimas semanas estoy notando los resultados: menos tensión, mejores trabajos, cada vez más confianza en mi capacidad  (en gran medida la había perdido).

La idea es reducir tu lista de proyectos para ser capaz de hacer al menos esos. Si para actuar ya te marcas la línea dentro de la cual vas a prestar atención bien cerca de ti, en los próximos pasos y acciones (bien escritas, por cierto, como aconsejaba Samuel Casanova en su gran post hace unos días).

Y no hace falta sentarse ante el ordenador para hojear cientos, miles de tareas que pueden acumularse en tu lista de próximas acciones.  Se hace sentándose en silencio ante tu mesa despejada, cuartilla y lápiz, y escribir los 5 (bueno, concedamos, los 10) proyectos que van a ser tu prioridad estas dos semanas.

Mi libreta ecológica y mi lápiz de EMUASA

Y esos cinco (o diez, vale) se agarran con fuerza,  se les aplica el método de planificación natural y las preguntas que hace falta hacerse antes de empezar a galopar como fugitivos sin rumbo.

Poco después, todo empieza a encajar, baja la probabilidad de cataclismo/espejismo diario que obligaba a cambiar de planes cada 3 minutos, o a hacer 5 cosas a la vez (es decir, ninguna), a agotarse y frustrarse.

Bueno, es lunes. A ver qué pienso sobre esto el viernes a las 13h cuando haga mi revisión semanal. Ánimo y a por ello, me digo ingenuamente, como los buenos guerreros de la luz antes de entrar en batalla.

Anuncios

4 Comments

  1. Amigo Simón, quien mucho abarca poco aprieta, no hace falta tanto GTD ni tanta técnica. En mi caso tengo comprobado que con menos proyectos te centras mejor, eres más productivo y el resultado tiene más calidad. Querer abarcar y correr más sólo conduce a trabajar como apagafuegos.
    La causa se debe al “cambio de contexto”, como los sistemas operativos https://es.wikipedia.org/wiki/Cambio_de_contexto, cambiar de una tarea a otra lleva asociados unos costes fijos improductivos.
    P.D.: gran detalle el del lápiz 😉

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s