Retórica de Aristóteles, o el marketing griego

Tengo un ejemplar de la Retórica de Aristóteles entre manos. No es una lectura fácil; dice su prologuista que no fue escrito para ser leído (un poco como todo mi blog).

image

Contiene enumeraciones prolijas y digresiones ordenadas, pero sutiles, que te pueden hacer perder el hilo.
Sin embargo, sí que sirve para volver a comprobar la eterna vigencia de los clásicos; o lo poco que hemos avanzado en 2 milenios y pico.
En el capítulo que leía este amanecer, después de exponer los 4 modelos de gobierno que siguen existiendo (democracia: los cargos se eligen por azar, oligarquía: los cargos se eligen por dinero, aristocracia: los cargos se eligen por educación y monarquía: una sola persona tiene todos los cargos) habla de cómo hay que describir las hazañas y logros del gobernante para ensalzarlo (y a la inversa, cómo para censurarle). Si es temerario, llamémosle valiente. Si trabaja poco, reflexivo. Si sus éxitos se deben a la suerte, a muchas coincidencias, digamos que ha sido previsor y estratega.
El argumento para aprender retórica es el que mucho más tarde también subraya Schopenhauer. Es nuestro deber saber demostrar que tenemos razón, aunque durante el debate parezca que no la tenemos. Hay que conocer las artes del embrollo para no dejarnos embrollar.

image

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s