Wikinomía: ¿La multitud (ya sí) piensa y es inteligente?

Esta mañana he terminado de leer las 400 y pico páginas de “Wikinomics, la nueva economía de las multitudes inteligentes”, por los consultores canadienses Don Tapscott y Anthony D. Williams. Al escribir esto me entero (siempre tarde, cómo no) de que ahora han publicado “Macrowikinomics. Rebooting business and the world“, y creo que  es verdad que nos hace falta un reseteo.

Aquí abajo hay una foto parcial de la cubierta de Opalworks, con todos esos individuos pixelados esperando “co-crear”:

imageLa “wikinomía” que este libro intentaba capturar en 2007 es una especie de “tormenta perfecta”, una revolución mercantil más debida a un cambio de paradigma que no está muy claro si se ha producido del todo.

El caso es que los ejemplos que los autores cuentan y documentan casi suenan antiguos, o superados, ahora, más de cinco años después.

Y muchos otros ejemplos o visiones de futuro aún son hoy incipientes balbuceos, si no son por completo desconocidos en la mayoría de las empresas. Todavía vemos carteles de “enganchado a las redes sociales” como burdo reclamo de centros comerciales en que los mercaderes dan una connotación negativa a escuchar a su clientela allí donde hablan.

O en las empresas llamamos “wikis” a simples cementerios de documentos creados individualmente o recopilados a mano por los *freaks* de la casa a quienes los demás consideran como perdedores de tiempo y energía… Creo que va siendo hora de desarrollar nuevas habilidades, en persona y en equipo, la capacidad de retomar lo que otro a hecho o, mejor aún, de dejar que otro retome lo que estabas haciendo tú para continuarlo. Ojalá…

Según nos explican los autores (o el autor y su discípulo), los principios de:

  • apertura
  • aplanamiento jerárquico (“producción entre iguales”, o “redarquía”)
  • uso compartido
  • actuación global
Conducen a nuevos modelos de negocio,  en los que:
  • si somos capaces de trocear los proyectos, de hacerlos “bits” y aplicar los principios del “open source” con tino, liberaremos una enorme energía de producción entre pares o iguales, sin o con una muy tenue jerarquía (esto suena bien, pero no es una vuelta al hippismo ni nada de eso, en el libro muestra a multinacionales triunfando con esto, como el de GoldCorp, que abrió los datos de sus prospecciones de oro premiando a los que desde cualquier parte del mundo les diesen indicios certeros de nuevos yacimientos y multiplicó 600 veces su valor).
  • En las “ideágoras”, o plazas griegas de ideas, se dan las condiciones para un mercado global de ideas (preguntas sin respuesta o respuestas para preguntas aún no formuladas), innovaciones y mentes excepcionalmente dotadas. Los ejemplos de innocentive o de Procter & Gamble son algunos de los argumentos. Yo diría que en Suez Lyionnaise des Eaux acababan de leerse este libro cuando montaron la iniciativa de Idées Neuves sur L’eau en 2010, de la cual han dejado un rastro de 40 buenas ideas para redefinir el modelo de gestión del agua que les aportó, valoró y procesó la comunidad amplia de grupos de interés de la compañía.
  • Dando herramientas a las comunidades de “prosumidores”, los consumidores que a la vez producen, los que “hackean”, modifican, adaptan o deconstruyen y rediseñan sus productos, las compañías pueden dejar de ser ese bicho de simpatía maquiavélica como Apple, llevando a sus clientes por donde quiere, poniendo todo tipo de barreras a la entrada de otros competidores aunque sea a costa de desperdiciar las posiblidades técnicas de sus aparatos (puertos USB sin usar, espacio para ampliaciones de memoria oculto en la caja) definiéndoles por completo la experiencia que han de vivir y cuánto han de pagar por ella (lo máximo posible, naturalmente). Pero el poder freaky es inmenso, y hay quien reprogramó un iPod para instalarle el Linux,y hasta jugar al Doom con los Simpson en el aparato, aunque sea a 4 fps!

  • Los neoalejandrinos, que recopilan y comparten miles de bibliotecas de Alejandría han empezado a permitir una ciencia colaborativa más rápida y barata, por ejemplo, compartiendo sus borradores antes de pasarlos por el filtro de aprobaciones, correcciones y publicación. ¿Es un atajo peligroso que mermará la calidad de la producción científica o permitirá responder a las preguntas medianamente bien, aunque la respuesta no sea la óptima? No creo que se cierre la vía clásica de publicación y acreditación, de citar a los maestros, pero sí que se abren nuevos caminos y que el contacto entre saberes dispares puede potenciar el crecimiento de nuestra civilización. Soy un ingenuo, ¿verdad?
  • Con las plataformas de participación, es posible reclutar a multitudes creando valor y nuevos modelos de negocio. No se trata sólo de la denostada “cultura de la generosidad”, sino de retribuir a los que más aportan, de darles algo más que las migajas de lo que contribuyen a generar. Está Lego Mindstorms, eBay (claro) y muchas más…
  • Ya existen plantas de producción globales (El Boeing 787 se diseña y construye por módulos, mucho más rápido que sus predecesores, los fabricantes chinos de motocicletas venden más que Honda, Yamaha, Suzuki! en un caos de hormiguero interconectado) aplicadas al diseño y montaje de productos físicos. O sea, que lo de los “bits” para la wiki puede traducirse por “trozos”, subprocesos. La clave estará entonces en un buen troceo y la mínima definición de enchufes de conexión entre las piezas del proceso.
  • Los lugares de trabajo “wiki” permiten intercambiar de forma poco ortodoxa el conocimiento y diluir las barreras organizativas, potenciando la innovación y aumentando la moral. El ejemplo del gerente de GeekSquad dejándose las pestañas en montar una wiki para que sus empleados compartan conocimiento tecnológico sobre reparación de ordenadores y que desiste al darse cuenta de que ya lo hacen en las horas que dedican a jugar al Battlefield 2 por medio del chat es muy significativo, para mi punto de vista. Es algo parecido a esas aceras peatonales con atajos por en medio de los parterres de césped que la gente, harta de dar rodeos, acaba creando… Los gestores inteligentes adoquinan el nuevo camino abierto por la multitud, facilitando que la energía se abra camino.

Otros libros de Don Tapscott:
dtbooks_macrowikinomicsMacrowikinomics, Septiembre 2010
dtbooks_grown_digitalGrown Up Digital Octubre 2008
dtbooks_wikinomicsWikinomics Diciembre 2006

dtbooks_naked_corporationThe Naked Corporation, Octubre 2003
dtbooks_digital_capitalDigital Capital Mayo 2000

dtbooks_growing_digitalGrowing Up Digital, Mayo 2000

dtbooks_blueprint_digitalBlueprint to the Digital Economy, Marzo 1999

dtbooks_paradigm_shiftParadigm Shift, 1993

Anuncios

One Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s