Hemingway y Lorca

Acabo de terminar de leer un tomito de bolsillo del círculo de lectores con dos biografías. Vemos en la portada dos primerísimos planos de los ojos de Ernest Hemingway y de Federico García Lorca, uno sobre un fondo azul ultramar y el otro sobre un marrón oscuro, casi bermellón. Creo que es una edición del círculo de lectores, pero no sabría decir el año. Me costó un euro en el rastrillo del colegio de las niñas.

Portada del libro

Dentro, un autor azul marino (Ignacio Guzmán Sanguinetti)  nos cuenta los que según su opinión en la mayoría de los casos eran los pensamientos más íntimos y las más nimias impresiones de Hemingway a lo largo de su vida: lo que pensaba de las mañanas en que se iba de caza con su padre, lo que pensó cuando vio un paisaje un día, cosas que probablemente no contó a nadie (o, siendo malos, que a lo mejor no ocurrieron). La verdad es que he empezado por el punto más débil de la biografía. Por lo menos, viene repleta de reseñas bibliográficas y me ha servido para hacerme una lista de las lecturas que me quedan por hacer de este controvertido personaje. ¿Hasta qué punto era tan auténtico como proclamaba y hasta qué punto tenía un personaje (más visible que el de J.D.Salinger, pero personaje al fin y al cabo)?

La autora marrón oscuro (Mª Luisa Celaa) me ha llevado a trompicones por un resumen atropellado de la vida de Lorca, con una colección de tópicos sobre su obra y un discutible final en que parece estar justificando que hay que leer a Lorca a pesar de su vida o de haber muerto fusilado, y una aperente disculpa porque tenía miedo al saber que los revanchistas ultras se lo iban a cargar. No entiendo muy bien, supongo que en la época indeterminada en que escribió este ensayo en 9 capítulos, se seguía menospreciando su poesía y se daba como “disculpable” su obra teatral. También parece que los personajes de las biografías tuviesen que ser una especie de héroes intrépidos, sin grietas.

Ambas obras están escritas en un estilo un pelín abigarrado, quizá más enrevesado la biografía de Lorca, y les lastra la subjetividad y lo mucho que pesa el personaje retratado sobre el autor. Puede que haya faltado un poquito de distancia y de objetividad, para mi gusto, pero he disfrutado enterándome de alguna cosa nueva y al ver cómo también los muy grandes tenían sus zozobras. Creo que tiene mucho que ver con la época en que se escribieron, y con las dificultades para recopilar la información. Un entretenimiento que se deja disfrutar, en suma.

Anuncios

One Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s